El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

16º C

Montevideo
H 93 %

Buscar

Jueves 19 de Julio de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - Investigación

Noticias en la web - Investigación | Edición del día Jueves 19 de Julio de 2018

Los bebés que comen sólidos antes de los seis meses duermen mejor, según estudio

Concluyeron que descansan dos horas más por semana que lo que lo hace un pequeño que se alimenta solo a leche materna

Los bebés que empiezan a comer sólidos antes de los seis meses de vida tienden a sufrir menos problemas para dormir que aquellos que son exclusivamente amamantados durante ese período, según un estudio publicado este jueves en la revista especializada JAMA Pediatrics.

Es decir, los bebés que comen alimentos sólidos a temprana edad duermen más tiempo, se despiertan con menos frecuencia y sufren menos problemas serios de sueño, según la investigación conjunta de King's College y la Universidad St. George, de Londres.

Para realizar la investigación, el equipo con el profesor a cargo Gideon Lack del King's College, analizó entre enero de 2008 y agosto de 2015 a 1.303 niños de tres meses de Inglaterra y Gales alimentados exclusivamente con leche materna.

A su vez, dividieron a los niños en dos grupos: unos no consumieron sólidos hasta los 6 meses, siguiendo las recomendaciones oficiales, y los otros empezaron a comer sólidos a partir de los tres meses. Los padres completaron cuestionarios en línea todos los meses hasta que sus bebés tenían 12 meses, y luego cada tres meses hasta los tres años.

Lea también: Bebés con chupete, ¿sí o no?

De los 1.303 niños que participaron en el estudio, el 94% –que correspondió a 1.225– completó el cuestionario de tres años: 608 del grupo exclusivo de lactancia materna y 607 de la introducción temprana de alimentos.

El grupo de introducción temprana durmió durante un cuarto de hora –16,6 minutos– más por noche y casi dos horas más por semana. Además, la frecuencia de vigilia nocturna disminuyó desde poco más de dos veces por noche a 1,74.

"Los resultados de esta investigación respaldan la opinión parental difundida de que la introducción temprana de sólidos mejora el sueño", apuntó Lack.

Por su parte, el coautor principal perteneciente a la Universidad St. George, Michael Perkin, consideró que el aumento en horas de sueño es "pequeño pero significativo".

"Dado que el sueño infantil afecta directamente la calidad de vida de los padres, incluso una pequeña mejora puede tener beneficios importantes", agregó.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.