El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

8º C

Montevideo
H 65 %

Buscar

Lunes 20 de Agosto de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - SELECCIÓN

Noticias en la web - SELECCIÓN | Edición del día Lunes 20 de Agosto de 2018

El mensaje de un abuelo que tenía cáncer y que conmovió a Suárez

Un hombre de 70 años viajó de Treinta y Tres al Complejo y cuando vio a Luis no le pidió ni foto ni firma, solo le agradeció su ejemplo de lucha que lo ayudó a curarse

El hombre de 70 años, un ciudadano más de Uruguay, no lo dudó. Se tomó un ómnibus desde Treinta Tres y se fue al Complejo de la AUF. Tenía una misión. No era la habitual de los cazarrecompensas que montan guardia en la puerta por una foto o una firma de los seleccionados celestes.

El abuelo quería ver a Luis Suárez para brindarle un simple mensaje.

Se paró como todos en la puerta y cuando los más jóvenes avisaron a viva voz que llegaba el salteño de Barcelona, el hombre se ilusionó.

Cuando lo tuvo enfrente, el señor que podría haber sido su abuelo le transmitió su agradecimiento a Luis. No por los goles y los momentos vividos en la selección, sino porque lo ayudó a curarse de cáncer.

"Vino un señor acá a la puerta del Complejo, un señor mayor, casi 70 años, que vino de Treinta y Tres. Se paró. No quería foto ni nada, solamente agradecerme que había tenido cáncer y que había leído una entrevista mía donde vio que yo nunca había bajado los brazos y revertí las situaciones complicadas. Y viendo esa entrevista él dijo: 'Es verdad, no tengo que bajar los brazos', y se recuperó de un cáncer. Uno no se da cuenta de lo que genera. Y con los niños es especial", comentó Suárez con la voz entrecortada en el programa La caja negra que se emite por TV Ciudad.

Su sensibilidad con los niños

En la misma entrevista, brindada escasas horas antes de la partida celeste, Suárez reveló que le conmueve ir la Fundación Pérez Scremini que trabaja para la cura de niños con cáncer.

"Me conmueven esas cosas. Estoy muy sensible con esas cosas porque yo soy padre, sé el amor de un hijo a un padre y lo mal que lo pasan los niños con las enfermedades y el sacrificio que deben hacer los padres. Cuando voy a la Pérez Scremini me encanta porque sé lo feliz que hago a los nenes. Uno no se da cuenta de eso pero con unas palabras a los niños alcanza para que les empiezan a hacer caso a los doctores. Imaginate lo que le genera a uno todo eso".

Y concluyó: "Nadie nos preparara para esto. No hay ningún beneficio, es todo de corazón y uno lo hace porque fue niño, porque es padre y sabe lo que conlleva todo eso".

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.