El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

7º C

Montevideo
H 81 %

Buscar

Viernes 20 de Julio de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - Salud

Noticias en la web - Salud | Edición del día Sábado 21 de Julio de 2018

El estrés es una puerta de entrada a las patologías cardíacas en niños, según expertos

Según la Federación Argentina de Cardiología, el bullying, la sobreexigencia inciden en el desarrollo de otras enfermedades en menores

El estrés sostenido en niños puede generar arritmias o taquicardias, según la Federación Argentina de Cardiología (FAC).

Sandra Romero, expresidenta del Comité de Cardiología Pediátrica de la FAC, dijo a Clarín que "es habitual que cuando se piensa en el cuidado del corazón de los chicos lo primero que venga a la mente sea el médico que atiende graves cardiopatías en el hospital, pero las situaciones cotidianas de estrés sostenido en el tiempo producto de presiones del medio social, familiar o escolar provocan por sí solas una sintomatología muy variada".

Estas patologías antes eran asociadas con cardiopatías congénitas. Pero la cardióloga infantil insistió en que no siempre se deben a una cardiopatía de base. A veces la solución está en evitar que el niño viva menos episodios de estrés.

La tensión que genera un examen, o querer ganar un juego o enfrentarse a una situación particular, son parte de la vida y hay que experimentarlas. Por ello, la experta sostuvo que el estrés es una reacción natural que predispone al organismo a la acción y no es malo en sí mismo.

El problema se refleja cuando los niños se ven presionados a "sobreadaptarse" a situaciones de difícil resolución. "Algo que la persona no puede tolerar y que se vuelve persistente en el tiempo, enferma tanto a un chico como a un grande", agregó Romero.

Cuando un infante sufre de bullying o se sobrexige en términos escolares o familiares o es discriminado, sí se observa una repercusión en la salud y se puede manifiestar en su sintomatología.

Por su parte, el cardiólogo y secretario de FAC, Gustavo Alcalá, insistió a Clarín que también influyen en los niveles de estrés "factores sociales". "Además de ser obvio que los chicos en condiciones de pobreza y mala alimentación sufren mayores niveles de estrés crónico, hay estudios que relacionan el tipo de ocupación y el nivel educativo de los adultos con el índice de masa corporal, niveles de presión arterial y colesterol en sangre de sus hijos", indicó.

De todas formas, ambos especialistas coinciden en que hay acciones posibles para revertir esas tendencias. "Los médicos debemos ser capaces de realizar interrogatorios ampliados para encontrar la base del problema, porque si el niño tiene palpitaciones pero el electrocardiograma da un resultado normal, se lo envía a su casa, pero ese paciente vuelve con su situación sin resolver", concluyó Romero.


Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.