El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

12º C

Montevideo
H 71 %

Buscar

Sábado 23 de Junio de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - DIPLOMACIA

Noticias en la web - DIPLOMACIA | Edición del día Sábado 23 de Junio de 2018

Cambio en el Departamento de Estado: Trump puso a alguien que piensa como él

Después de un año de marcadas diferencias con su secretario de Estado, Trump despidió a Tillerson y nombró al ex director de la CIA como su nuevo jefe de la dilplomacia

Un secretario de Estado se entera que debe abandonar el cargo por un tweet presidencial, la primera mujer en llegar a la cúpula de la CIA se vuelve una realidad y un nuevo secretario de línea dura asume el Departamento de Estado.

Washington tuvo este martes un día de cambios que el presidente Donald Trump expresó con pocos caracteres y algunas explicaciones pero cuyos significados e implicancias son trascendentes. Rex Tillerson fue suplantado en la secretaría de Estado por Mike Pompeo quien, a su vez, será sustituido en la dirección de la CIA por Gina Haspel.

Apenas 14 meses duró Tillerson en el Departamento de Estado. A fines de 2016 estaba preparando su jubilación después de años de conducir la gigante transnacional ExxonMobil cuando recibió una invitación de Trump para asumir el cargo, a pesar de carecer de cualquier experiencia diplomática o en la administración pública.

La partida de Tillerson está lejos de ser una sorpresa. El empresario jamás encontró su lugar como jefe de la diplomacia estadounidense y su año de gestión estuvo marcado por los desencuentros con Trump.

En un escenario marcado por la volatilidad del jefe de la Casa Blanca y las enorme diferencias de estilo, la relación entre Tillerson y Trump mostró rajaduras imposibles de disfrazar. En vez de estar alineados en la conducción de la política exterior, los dos jerarcas parecían hablar idiomas completamente diferentes sobre asuntos sensibles.

Lea también: ¿Quién es Gina Haspel, la nueva directora de la CIA?

Las divergencias se volvieron pesadas en dos temas centrales: la manutención del acuerdo con Irán sobre política nuclear y la decisión de Washington de retirarse del Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

"Rex y yo (...) nos llevamos bastante bien, pero discrepamos en cosas", dijo Trump. "El acuerdo con Irán pensé que era terrible, él pensó que estaba bien. Yo quería romperlo o hacer algo, él se sentía un poco diferente. Entonces, realmente no estábamos pensando lo mismo", argumentó.

Tillerson también había quedado fuera del circuito político en otro tema de extrema sensibilidad; la relación con Israel y los palestinos, que Trump dejó en manos de su yerno y asesor, Jared Kushner. Más pronto que tarde, los principales aliados (y algún rival también) se dieron cuenta que la mejor manera de llegar a Trump era a través de Kushner y no de su secretario de Estado.

En octubre del año pasado esa tensión llegó a un punto imposible de mantener después que Trump utilizó Twitter para ridiculizar a Tillerson por su insistencia en tener algún canal de diálogo con Corea del Norte.

Cinco meses después de ese episodio, el mandatario dijo que se reunirá con el líder norcoreano, Kim Jong Un, contradiciendo a Tillerson quien había declarado pocas horas antes que una negociación directa con Corea del Norte aún estaba lejos.

La desconexión era evidente y total.

Mientras que la relación entre Trump y Tillerson se quebraba, el mandatario comenzó a mirar con confianza a la persona que le daba los informes presidenciales diarios de seguridad nacional.

Pompeo, que se formó en la prestigiosa academia militar de West Point, estudió en la facultad de derecho de Harvard y estuvo en cuatro períodos en la Cámara de Representantes, era el director de la Agencia Central de Inteligencia. Desde ahí cortó camino hacia el círculo íntimo de Trump con elogios a la línea dura que el presidente pretende para lidiar con Irán y Corea del Norte.

"Con Mike Pompeo, tenemos una forma de pensar muy similar", dijo Trump este martes. El presidente argumentó que quería modificar su equipo de trabajo antes de la reunión que tendrá en un par de meses con Kim Jong Un.

Como director de la CIA, Pompeo igualó el tono de los pronunciamientos de Trump sobre política exterior. "Para ser exitosa la CIA debe ser agresiva, implacable, tenaz", afirmó mientras bromeaba con asesinar a Kim.

No es difícil advertir que Pompeo exhibe un perfil similar al de Trump lo cual contrasta con el hombre que dejó el cargo.

Despido
Luego de que Trump anunciara en Twitter el despido de Rex Tillerson, el subsecretario de Estado Steve Goldstein dijo que Tillerson no había hablado con el presidente, ni sabía el motivo de su despido. Tras estos comentarios, Goldstein también fue despedido.

La primera
Gina Haspel es la primera mujer en llegar a la dirección de la CIA. Pero su participación en operaciones encubiertas señaladas de tortura y su presunta destrucción de la evidencia que la inculpa pueden complicar su tarea al frente de una de las agencias de inteligencia más grandes del mundo.

El amigo de Israel
El otro dirigente político, además de Trump, que estará satisfecho con la llegada de Pompeo al Departamento de Estado, es el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, ya sea por sus visiones sobre Irán o su simpatía por Israel.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.