El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

6º C

Montevideo
H 87 %

Buscar

Martes 19 de Junio de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - ARGENTINA

Noticias en la web - ARGENTINA | Edición del día Martes 19 de Junio de 2018

Nueva “agenda progresista” de Macri descoloca a la oposición

El presidente argentino sorprendió al tomar reivindicaciones tradicionales de la izquierda

Fue una de las mayores sorpresas políticas de la Argentina en los últimos tiempos. El presidente Mauricio Macri lideró una serie de iniciativas políticas que incluyen a banderas tradicionales de la izquierda. Y le está valiendo un rédito político.

El foco principal de esa agenda ha sido la cuestión de género. Macri ya había sorprendido cuando habilitó el tratamiento parlamentario del aborto, algo a lo que Cristina Kirchner se había opuesto en sus ocho años de mandato.

Luego, en su discurso ante el Congreso para inaugurar el año legislativo, adelantó que enviaría un proyecto de ley para garantizar la paridad salarial en los casos en que se detecte discriminación hacia la mujer en cargos con igualdad de tareas.

Y, finalmente, el 8 de marzo aprovechó el contexto del Día Internacional de la Mujer para anunciar una serie de iniciativas legales, entre las cuales destaca una licencia laboral especial para situaciones de violencia doméstica contra la mujer.

"No podemos permitir que una mujer gane menos que un hombre. No tiene sentido, no tiene explicación para aquellos que trabajamos", afirmó Macri en el acto, al cual asistió acompañado de su esposa y funcionarias del área de derechos de la mujer.

Lea también: Cambió el viento para Macri


También dijo que se busca ampliar una serie de licencias por causales como fertilización asistida y adopción, así como mayores licencias por paternidad para que los varones ayuden con los cuidados del bebé.

Mientras tanto, organizaciones de izquierda y del kirchnerismo organizaban la marcha masiva del 8M, preparaban una proclama de neto corte opositor para ser leída en el acto frente al Congreso y no ocultaban su preocupación por el hecho de que el gobierno macrista quisiera "adueñarse" de la agenda feminista.

De hecho, la polémica que más "rating" tuvo en las redes sociales durante toda la previa del Día de la Mujer fue si el feminismo podía ser "transversal" o si sólo tenía sentido en un contexto ideológico de izquierda.

Lo cierto es que el planteo de Macri no solo sorprendió por el hecho de que un gobierno "de derecha" haya captado el cambio de humor social y se haya puesto al día en la agenda, sino porque mostró disposición a correr riesgos políticos. Por ejemplo, podría verse enfrentado con la Iglesia por el debate del aborto, un tema nunca menor en ningún país, pero sobre todo en el país del Papa Francisco.

El aborto en el centro

Es así que la transformación del nuevo "Macri progresista" se convirtió en el tema de análisis político del momento.

Para algunos, este cambio forma parte de una intención de marcar un perfil político diferencial que saque énfasis de los temas tradicionales como la economía y que busque una agenda contemporánea y atenta a los cambios sociales.

Es la línea que pregona Jaime Durán Barba, el asesor estrella en materia de comunicación que no teme en recomendarle a Macri la adhesión a ciertas prácticas "new age", al punto que el presidente cuenta en entrevistas cómo practica meditación y coquetea con filosofías orientales.

Siguiendo esa línea, el gobierno se preocupó por mostrarse al día con las tendencias a la vida sana y al regreso a la naturaleza y trata de predicar con el ejemplo, mostrando cómo hay ministros que van a su trabajo en bicicleta.

Bajo esta óptica, temas que tradicionalmente no ocupan la agenda política son puestos en primer plano. La prueba de ello la dio Macri en el último mensaje al Congreso, al hablar sobre la obesidad infantil o la necesidad de que le gente tome conciencia sobre que hay que abrocharse el cinturón para evitar accidentes viales.

Claro que otros –sobre todo los militantes del kirchnerismo y partidos de izquierda- hacen una lectura diferente del momento político y ponen en tela de duda la sinceridad del apego a la ecología la vida sana y los nuevos reclamos sociales como la igualdad de género.

Muchos recordaron, por caso, que hasta hace apenas cuatro años, siendo jefe de gobierno de Buenos Aires, Macri vivió momentos de controversia por esta frase: "A todas las mujeres les gustan los piropos, aunque les digan 'qué lindo culo tenés'".

Las dirigentes de movimientos feministas mantienen su desconfianza y, lejos de celebrar las nuevas iniciativas presidenciales, plantean que el gobierno encontró una forma de plantear "cortinas de humo" para distraer el debate nacional sobre los costos sociales del plan económico.

A veces, esta crítica puede llegar a la contradicción como ocurrió con un grupo feminista cercano a la izquierda que primero hizo un marcha multitudinaria al Congreso para reclamar una ley de legalización del aborto y luego, cuando el gobierno dijo que por primera vez habilitaría el debate parlamentario sobre el tema, acusó al gobierno que querer usar el tema del aborto para beneficiarse políticamente.

De todas maneras, el tema del aborto avanzó en el Congreso, con un proyecto de ley que lleva la firma de 71 legisladores de todos los partidos, incluida la coalición Cambiemos, de Macri. Y, aunque en un comienzo parecía difícil que se pudiera llegar al número para su aprobación, ahora ya no está tan claro el resultado, luego de constatarse que una gran porción de la sociedad adhiere a la preocupación por las mujeres que mueren en abortos clandestinos.

En todo caso, Macri ya adelantó que aunque su postura es contraria a la legalización, no vetará la ley en caso de que sea aprobada por el Congreso.

El dilema opositor

Toda esta situación pone a la oposición de corte "progresista" en una disyuntiva complicada. Si decide priorizar su rechazo a Macri, corre riesgo de diluir sus reivindicaciones históricas. Pero si acepta la nueva realidad "transversal" y desideologizada, siente que le hace el juego político al presidente.

Lo que está quedando en evidencia es que Macri tuvo una estrategia política astuta que le permite reconciliarse con parte de la clase media justo cuando las encuestas estaban mostrando una caída en los índices de aprobación de la gestión de gobierno por parte de la opinión pública, como consecuencia de las dificultades en la economía.

Puede ser interminable el debate sobre si la adhesión del presidente a la nueva agenda de derechos civiles es motivada por una genuina convicción personal o por puro oportunismo político. Pero seguramente es lo de menos, tal como en su momento quedó demostrado por el repentino interés del matrimonio Kirchner en los derechos humanos y en temas como el matrimonio igualitario.

Un poco en broma y un poco en serio, muchos militantes de la oposición manifestaban que su peor temor era que Macri ahora liderara la legalización del consumo de marihuana, porque eso dejaría al "progresismo" sin banderas.

Paradójicamente, las mayores manifestaciones de desconfianza hacia el nuevo giro de Macri vienen del sector que se suponía más afín ideológicamente al presidente. Las empresas privadas están recibiendo con cautela y cierta preocupación los proyectos de ley como el que impone la igualdad salarial entre hombre y mujer.

Argumentan que es operativamente difícil de aplicar y que puede traer un "efecto boomerang" que haga que decaiga la disposición a contratar mujeres. Pero, sobre todo, perciben una inesperada disposición del gobierno a tomar injerencia en las políticas salariales del sector privado.

En conclusión, el nuevo Macri progresista recupera prestigio político en los sectores del centro, mientras es visto con desconfianza por izquierda y derecha. Paradojas de una Argentina siempre cambiante.


Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.