El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

12º C

Montevideo
H 76 %

Buscar

Viernes 25 de Mayo de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - Informe

Noticias en la web - Informe | Edición del día Sábado 26 de Mayo de 2018

Más faena y menos parición

Por la sequía los productores envían cantidades récord de ganado a faena y la parición de la próxima primavera será menor a la de 2017

Por Blasina y Asociados /Especial para El Observador

En lo productivo, el 2017 fue un gran año. Sin frío y con lluvias, los rodeos cerraron el período en gran estado. En noviembre, al empezar el entore la expectativa era la mejor. Pero el salto proyectado en la producción de terneros para la próxima primavera no se va a dar. El objetivo de los tres millones de terneros, que luego podrían dar paso a tres millones de vacunos faenados cada año, queda descartado hasta adentrada la próxima década. Se producirán menos terneros de lo potencial y está saliendo ganado a todo ritmo. Nunca en febrero la faena había superado los 200 mil vacunos como en este año.

En la mayor parte del país, los reportes de entore de ganado vacuno son desalentadores. La época reproductiva está prácticamente finalizada y una gran proporción de vacas no se ha preñado. Serán menos vacunos ingresando al rodeo y más saliendo.

La faena de enero fue de 218.647 cabezas –la más alta para ese mes en 10 años– y la de febrero de 208.490 es el mayor registro en la historia para ese mes. Eso sumado a un entore flojo permite avizorar una caída del stock vacuno para el año próximo. Resultará en menos terneros en 2019 respecto a los 2,8 a 2,9 millones que pueden esperarse contabilizados a mitad de este año como consecuencia de las excepcionales condiciones del 2017.

¿Cuántos terneros menos?

Considerando la información recabada de las Encuestas de Preñez del INIA (período comprendido entre 1997 y 2017), la diferencia promedio entre las tasas de preñez y destete calculada según las Declaraciones Juradas de Dicose es del orden de 10%. Considerando una tasa de preñez de 74% –promedio de los últimos 10 años–, la tasa de destete a esperar en 2019 será de aproximadamente 65%.

Por consiguiente, partiendo de una estimación de 4,3 millones de vacas de cría, el destete en el año 2019 puede estimarse en el entorno de los 2,8 millones de terneros. Pero en la medida en que las mediciones siguen mostrando datos pobres y, salvo algunas lluvias ocasionales, la situación de déficit abarca a casi todo el país, es razonable estimar un destete más cercano a 60% y una producción de 2,6 a 2,7 millones de terneros.

Stock.jpg

En cifras aproximadas, los terneros de la próxima zafra serán aproximadamente 100.000 menos, lo que acentuará la tendencia a un menor stock de novillos los años siguientes, lo que limitará la actividad de la industria entre el 2020 y el 2022. Ahora viene la hora de la verdad; ayudar para que la alta faena que por ahora es predominantemente de novillos no pase a ser predominantemente de vacas.

Por otra parte, la exportación en pie llevando unos 300 mil terneros cada año seguirá cuestionada. Y la posibilidad de que la ganadería gane territorio en las zonas agrícolas, encontrará la dificultad de una resposición que seguramente será relativamente escasa y por lo tanto mantendrá precios firmes, como ha sido la lógica en lo que va de este año. Los invernadores saben que los terneros serán escasos y prefieren pagar caro pero asegurarse el hacerse de terneros.

La baja disponibilidad de forraje en muchas zonas del país por la falta de agua ha resentido la condición corporal de las vacas y por ende su desempeño reproductivo. Por lo que se espera que este año el porcentaje de preñez sea bajo, con seguridad redundará en un destete inferior a la media de largo plazo que se encuentra entre 65%.

El 16 de enero se realizó en INIA Treinta y Tres una jornada en la que se expusieron resultados de diagnósticos de actividad ovárica en vacas en el mes de diciembre, "en muchos lugares del país el 50% del total de los vientres estaban en anestro (ausencia de celo), el ganado soltero se había alzado bien y estaba preñado. Pero después se desató la seca", dijo la Graciela Quintans investigadora principal de INIA.

Vacas.jpg

Terneros

"La investigación, la información académica y la experiencia nos dicen que frente a una seca el destete precoz es una de las herramientas más eficientes. Para mejorar el estado de los ganados, para que las vacas se puedan preñar y poder darle de comer a los terneros. Pero también es una realidad que hay muchos productores que no están preparados para eso, y no pueden aplicar a tiempo una tecnología de estas".

"Los ganados año a año van atrasando su época de concepción y eso nos juega en contra en un verano seco. Hay que aprovechar al máximo el otoño, porque el invierno siempre es complicado. También va a haber que pensar en alguna alternativa de manejo en el invierno. Hay que cambiar la estrategia", culminó Quintans.

El Dr. Pablo Marinho, médico veterinario de la zona noreste del país, dijo que las categorías solteras y las vaquillonas de las inseminaciones y los servicios de primavera se preñaron sin inconvenientes. La sequía se empezó a sentir después de mediados de enero lo que va a repercutir muy negativamente en las preñeces, se sospecha que la preñez va a ser baja aunque es difícil saber cuánto, pero seguramente sea bastante menor al 77,8 % del 2017.

Los datos recabados por el veterinario indican que un 17% del ganado estaba preñado a mediados de enero, 18% estaba ciclando, 37% en anestro superficial y 28% en anestro profundo; es decir que el 64% del rodeo estaba en anestro a mediados de enero, antes de que se empezaran a sufrir las consecuencias de la falta de agua. "Este porcentaje (65%) es extremadamente elevado, los registros históricos indican que en años buenos el porcentaje de anestro es entre 15 - 20% y en años malos un 40 %".

Marinho expresó que las pariciones son cada vez más tarde y esa es la causa de que los porcentajes de preñez sean bajos y caros ya que hay que realizar destete precoz. Con este panorama, el aumento de terneros proyectado no se va a dar.

El Dr. Guillermo de Nava, médico veterinario de la zona norte del país, señaló que los resultados obtenidos en el segundo mes de entore muestran que el 49% de los vientres analizados se encuentran en anestro y en su gran mayoría (30,6 %) en anestro profundo, el 18,5% estaba en anestro superficial.

"Este es el anestro más alto de los registrados desde que comenzamos con este trabajo en el entore 1999-2000, aunque similar al encontrado en los entores 2010-2011 y 2013-2014 y la incidencia de anestro profundo es de las más altas que he encontrado. Estos resultados permiten inferir que la preñez va a ser baja".

Un hecho a favor fueron los resultados de la evaluación de vaquillonas previo a los programas de IATF (Inseminación Artificial a Tiempo Fijo), el 76% estaba ciclando al comienzo de la estación reproductiva, que resulta 10% más que lo encontrado en la primavera 2016 (probablemente debido a que el invierno de este último año fue más duro que el invierno 2017).

"Este efecto positivo no va a poder revertir el resultado final de una merma en la preñez porque proporcionalmente las vaquillonas son menos que las vacas con cría al pie en la composición del rodeo de cría".


"Creo que la preñez va a ser más baja que la que obtuvimos promedialmente en los últimos 10 años. Además debe agregarse que se percibió en muchos productores cierta falta de motivación para andar atrás de las vacas. Toda la protesta generalizada reclamando medidas del gobierno que los ayude a bajar costos, a mi juicio ha llevado a que muchos criadores perdieran el foco en la cría".

La mayor extracción del rodeo vacuno –dada por volúmenes elevados de exportación en pie y faena– representa un desafío para el sistema de cría, que debe proveer de los terneros y terneras de reemplazo para que no se produzca una caída. Un aumento de la tasa de extracción sin un acompañamiento de mayor eficiencia reproductiva no es sostenible.

Desde un punto de vista más macro, hará difícil que las exportaciones crezcan desde el rubro cárnico de 2019 en adelante, una caída que seguramente ya se empiece a notar en el último trimestre de este año.

Ganado. La mayor extracción de rodeo vacuno –dada por volúmenes elevados de exportación en pie y faena– representa un desafío para el sistema de cría, que debe proveer de los terneros y terneras de reemplazo para que no se produzca una caída.


La invernada seguirá ajustada

Un entore pobre tiene varias implicancias sobre los sistemas ganaderos. Las relaciones de reposición seguirán siendo adversas para la invernada, un negocio que se ha visto trastocado por el ajuste de precios del ganado gordo que ya lleva unos tres años y la persistencia de un precio alto para los terneros.

La persistencia de un precio promedio de terneros por encima de US$ 2,15 en el último remate de pantalla da una clara pauta que la escasez futura empieza a formar parte de la ecuación.

Por otra parte, la pobre cosecha de verano podría acentuar la tendencia a darle un perfil más ganadero a las tierras agrícolas.

El próximo desafío para la ganadería es sembrar en tiempo y forma las avenas, que ya están atrasadas, y esperar que las mismas tengan un desarrollo.


Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.