El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

11º C

Montevideo
H 87 %

Buscar

Miércoles 15 de Agosto de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - Moda

Noticias en la web - Moda | Edición del día Miércoles 15 de Agosto de 2018

Los cinco momentos políticos de la semana de la moda de Nueva York

La lucha contra los abusos y el rol del feminismo ganan protagonismo en uno de los principales acontecimientos de la moda mundial

Que las carteras son cada vez más amplias o más pequeñas; que Victoria Beckham decidió dejar de presentar sus colecciones en la gran manzana para volver a su Inglaterra natal; que volvieron las prolíficas décadas de 1960, 1070, 1980; que Carolina Herrera se retira; que Kaia Gerber –la hija modelo de Cindy Crawford– es la última obsesión de los diseñadores; que la que manda es la calle por sobre la pasarela; que volvió el animal print; que el invierno ahora se volvió estampado y colorido; que los accesorios son cada vez menos accesorios y cada vez más protagonistas. La semana de la moda de Nueva York –la primera del mes maratónico de la moda que sigue en Londres, después desembarca en Milán para terminar en París– empezó con potencia el jueves 8.

Aún faltan unos días para que las decenas de presentaciones de colecciones otoño invierno 2018 lleguen a su fin, pero la pasarela ya fue lo suficientemente elocuente.

A la moda se le reclama mucho. En tiempos de #MeToo, Time's Up, de escándalos que involucran específicamente a su industria como los casos de denuncias que enfrentan los fotógrafos/celebridades Mario Testino y Bruce Weber y los movimientos vinculados a la lucha por la igualdad de derechos de la mujeres se le exige que se exprese. Y, como es de esperarse, la manera más impactante, más visual y, por supuesto, más evidente que tiene de hacerlo es a través de sus creaciones (y, también, sus puestas en escena) que se muestran en instancias como estas.

La moda tiene sus expresiones políticas. Siempre las tuvo. Siempre las tendrá. Desde Chanel e Yves Saint Laurent llevando las morfologías masculinas a los placares de las mujeres hasta la statement shirt de Dior We should all be feminists para la colección primavera verano de 2017 cuando Maria Grazia Chiuri se convirtió en su directora creativa.

Aún faltan unos días para que las decenas de presentaciones de colecciones otoño invierno 2018 lleguen a su fin, pero la pasarela ya fue lo suficientemente elocuente.

Ahora, tal vez, se le exige más. No es casualidad que Georgina Chapman –ex mujer de Harvey Weinstein y diseñadora de Marchesa– haya anunciado hace unas semanas que no iba a presentar su colección en el marco de la semana de la moda de Nueva York como es habitual. En un comunicado de octubre Chapman expresó su sentir con respecto a la ola de denuncias que enfrentaba el que era, hasta ese entonces, su esposo. "Se me parte el corazón por todas las mujeres que sufrieron un dolor tremendo por acciones imperdonables. Elegí dejar a mi esposo. Cuidar de mis hijos es mi prioridad y le pido a los medios que respeten mi privacidad en este momento", dijo Chapman.

En un artículo de The Guardian del sábado 10 titulado "New York Fashion Week: la industria se enfrenta a su momento #Metoo", la periodista de moda Jess Cartner-Morley escribió sus reflexiones sobre el asunto.

Cartner-Morley consigna los movimientos previos por parte de las mujeres poderosas de Hollywood al decidir de forma colectiva (aunque no todas lo hicieron) vestir de negro para la ceremonia de los Globos de Oro. Acontecimiento que se va a repetir en los BAFTA el fin de semana próximo. "Internamente se está demostrando un abrazo lento al estado de ánimo colectivo de reflejo y revaluación que los apagones de la alfombra roja representan en la comunidad cinematográfica", escribió la periodista.

Son varios los modelos que han escrito cartas públicas dando cuenta de los abusos que se sufren sistemáticamente en el mundo de la moda. Sesiones de fotos, backstages de desfiles y otras tantas oportunidades pueden ser espacio propicio para que los modelos vivan situaciones de abuso o acoso. Por eso el Council of Fashion Designers of America (CDFA) anunció que en esta semana de la moda de Nueva York, en alianza con la organización Model-Alliance se iban a crear camarines privados para que las modelos se puedan cambiar sin estar expuestas a las miradas de todos los que están alrededor.
Esta es una de las cinco acciones que exhiben la cara política de la moda. Aunque aún no sea suficiente.

Prabal Gurung

Si el color de los movimientos feministas en Estados Unidos y en buena parte del mundo es el negro, el diseñador nacido en Nepal tomó la decisión de hacer su exposición de motivos a través del color. "Respeto la solidaridad del negro, pero no quiero llegar a un lugar donde las mujeres tienen que reprimir el sentido de sí mismas. De donde yo vengo el color, también, puede ser una muestra de fortaleza", le dijo Gurung a The New York Times antes de que empezara su desfile. Ya el año pasado el diseñador eligió cerrar su desfile con una serie de pasadas en las que las modelos lucían remeras con inscripciones que, claramente, iban dirigidas a la política de Donald Trump. "Soy un inmigrante" y "El futuro es femenino" fueron algunos de los statements que se leyeron. En esta oportunidad el cierre fue con una serie de rosas blancas en las manos de las modelos.

Son varios los modelos que han escrito cartas públicas dando cuenta de los abusos que se sufren sistemáticamente en el mundo de la moda. Sesiones de fotos, backstages de desfiles y otras tantas oportunidades pueden ser espacio propicio para que los modelos vivan situaciones de abuso o acoso.

Gypsy Sport

La firma del diseñador Rio Urube suele hacer presentaciones disruptivas. Esta semana de la moda de Nueva York no fue la excepción. Entre sus modelos –muchos exponentes del mundo LGTB– estaba el auto proclamado "drag kid". Desmond Napoles tiene 10 años e hizo su debut en la pasarela el último fin de semana. Napoles, conocido en las redes sociales como Desmond Is Amazing, es el creador de la primera casa de ropa para niños drag. Después de salir a la pasarela, el pequeño modelo declaró que le había encantado el conjunto que le habían elegido porque era andrógino. La moda sin género sigue formando parte de los grandes acontecimientos de la industria.

Pyer Moss

Como ya es habitual las marcas deportivas hacen alianzas con grandes nombres de la moda para atraer así más atención de los medios. Para esta temporada Reebok se unió a la firma fundada en 2013 Pyer Moss. La colaboración entre ambas marcas hizo su presentación en sociedad en el marco de la semana de la moda de Nueva York y tuvo un fuertísimo contenido político con claras referencias a la administración Trump. Kerby Jean-Raymond, el fundador de Pyer Moss, creó una colección inspirada en los grupos de americanos sin demasiada representación en Estados Unidos. En la pasarela se vio una mayoría de modelos negros, accesorios con referencias a la bandera de Estados Unidos, muchas guiñadas al cowboy y una banda de sonido que hablaba del sentir norteamericano.

Backstage

En una nota publicada por la revista Vogue del miércoles 7, la periodista Janelle Okwodu decía que la prioridad de los organizadores de la semana de la moda de Nueva York era terminar con el acoso del backstage. Uno de los grandes cambios en este sentido es que las modelos cuenten con espacios privados para cambiarse entre pasada y pasada. Antes las bambalinas de las pasarelas eran tierra de nadie o, mejor dicho, de todos. Y allí, sin demasiado control, sucedía de todo. La directora de la fundación Model-Alliance, Sara Ziff dijo a Vogue lo siguiente: "Las modelos vienen lidiando con estos asuntos desde hace décadas y determinados comportamientos eran un secreto a voces. Finalmente tenemos el permiso de hablar y también de actuar al respecto". De esta manera se busca que las modelos trabajen en un ambiente más seguro y sin estar expuestas a las miradas o cámaras de fotos y video.

Tom Ford

El mítico y transgresor diseñador fue el encargado de abrir la New York Fashion Week de este año. Su colección de otoño invierno 2018 estuvo inundada de guiñadas a la década de 1980, pero su gran exposición de motivos fue a través de los accesorios. Entre tanta prenda negra había algo que rompía los ojos: unas pequeñas carteras con cristales incrustados y unos zapatos haciendo juego que venían con una frase. "Pussy Power" con esa inscripción le alcanzó a Tom Ford para demostrar cuáles son sus reflexiones sobre el estado de ánimo del momento y también explicarle a la industria cómo manifestarlo. Nada de pacatería, él siempre será una voz controversial.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.