El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

10º C

Montevideo
H 93 %

Buscar

Viernes 20 de Julio de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - HISTORIA

Noticias en la web - HISTORIA | Edición del día Viernes 20 de Julio de 2018

Memorias de lujo y celebridades del hotel San Rafael

Inspirado en los castillos europeos, el hotel San Rafael guarda recuerdos de los años de mayor esplendor y sofisticación de Punta del Este

"Por esta puerta de entrada, llegará usted a pasar las vacaciones que nunca había soñado", dice un folleto del año 1964 que recrea en dibujos las salas señoriales del primer hotel categoría especial que tuvo Punta del Este. Un lugar exclusivo para vacacionar con toda la familia que debía ofrecerlo todo porque alrededor solo había descampado, sol, playa y caminos de tierra.

Con 130 habitaciones, en estilo Tudor inglés inspirado en los castillos europeos, casi 200 empleados, el casino más sofisticado del país, el hotel San Rafael nació como un ícono para un balneario en formación.
Las piscinas al aire libre ofrecían un resguardo a la virazón de la tarde para los turistas que generalmente iban a la playa en la mañana. Las piscinas techadas llegarían recién en la década de 1990.

Con el Nogaró y el desaparecido hotel Playa como única competencia, José Pizzorno, dueño de 150 hectáreas en San Rafael, construyó el hotel como proyecto de desarrollo para el lugar.

El día de la inauguración, en diciembre de 1948, Angelita Bonnet tenía 4 años. Le contaron –porque los recuerdos de entonces son débiles– que debían sostenerla para que no se abalanzara sobre la réplica del hotel en azúcar que hicieron para el evento (ver foto).

Su padre, Héctor Bonnet, llegó al balneario para plantar pinos, los mismos que aún aparecen como parte del escudo en los folletos del hotel San Rafael. Y, también, para trabajar como constructor. Llegó a ser parte de su planilla de empleados, como gerente del hotel y luego del casino.

1948 El hotel San Rafael abrió al público en diciembre de 1948 después de tres años de construcción en ladrillo de campo en estilo Tudor. Este año cumple 70 años.

En pleno apogeo de la guerra fría, el San Rafael hospedó en 1962 el octavo encuentro de ministros de Relaciones Exteriores, según recuerda el historiador aficionado Fernando Cairo, subsecretario de Cultura de la Intendencia de Maldonado.

En ese encuentro, los jerarcas de todo el continente discutieron si expulsaban a Cuba de la OEA. Ernesto "Che" Guevara participó en el acontecimiento. Volvió después en 1967 para la Conferencia de Presidentes de las Américas que también se celebró en el San Rafael.

Mario Costa, San Rafael

Mario Costa
Fue gerente del hotel entre 1976 y 1991. Arrancó como conserje de la noche a los 17 años.


Angelita Bonnet
Angelita Bonnett

Nació en el barrio San Rafael y su padre, Héctor Bonnet, fue gerente del casino y del hotel.

Alojamiento de las estrellas

Bonnet, que en ese momento trabajaba en el hotel, no desaprovechó la oportunidad. Y a falta de una se sacó dos fotos con Mario Moreno "Cantinflas", uno de los visitantes ilustres del San Rafael, que visitó el hotel en 1951.

"¿Viste los actores que van a los lugares de moda? San Rafael era eso, un lugar de moda", recordó Angelita, la hija del uruguayo protagonista de la foto.

El Festival Internacional de Cine, el primero de su estilo en el continente, hospedaba a muchas de sus estrellas en el San Rafael. Por eso en sus habitaciones estuvieron, además de Cantinflas, Raffaella Carrá, Susana Giménez, Ricardo Darín y Carmen Maura.

Edwin Aldrin, uno de los astronautas que pisó la luna, también se hospedó allí; así como Joe Cocker, Rod Stewart y Billy Idol.

Mario Costa, gerente del hotel entre 1976 y 1991, guarda fotos con Carrá y Pelé pero no tiene tan buenos recuerdos de Julio Iglesias. "Me costó una corbata", contó con cierto rencor. La estrella española de la canción se fijó en la corbata italiana de seda con detalles en celeste que llevaba puesta Costa. Era un regalo que le había hecho un huésped.

Iglesias le ofreció cambiársela en el acto y Costa no se pudo rehusar por tratarse de quien se trataba.
"Cualquier mujer se volvería loca con una corbata de Julio Iglesias. Pero yo no. Y para peor la perdí", recordó Costa. "Eran un balneario y un turismo distinto. Punta del Este era extremadamente más exclusiva que lo que es hoy", agregó el exgerente.

El 95% de los turistas eran argentinos. "El uruguayo descubrió Punta del Este en la crisis del 2002", dijo Costa. Fue cuando bajaron los precios de las propiedades y en el imaginario colectivo el balneario dejó de ser prohibitivo.

Costa recuerda que el hotel San Rafael se veía desde la estación de tren que quedaba frente a lo que es hoy la terminal de ómnibus.

Junto con el Victoria Plaza, el San Rafael era el único hotel categoría especial, antes de que se utilizara el sistema de estrellas. Algunas de sus habitaciones no se ofrecían porque una misma familia las reservaba para toda la temporada. "Por ejemplo, la habitación de Mirelman", se acuerda Costa. El huésped era propietario de una fábrica de caramelos en Argentina. La mayoría de los clientes eran de ese país o paulistas.

En aquellas épocas, los trabajadores vivían en los edificios de atrás del hotel y en las habitaciones de la buhardilla, bajo el techo a dos aguas del último piso.

La mítica discoteca Carrusel, cuya entrada quedaba a un costado, funcionaba como café concert, boite y escenario de shows.

Angelita Bonnet cuidaba mucho su vestimenta cuando iba a bailar música brasileña a Carrusel. "No podías ir de shorts. No te dejaban entrar", recordó. "Además la gente que iba del hotel al casino iba vestida elegantísima", agregó.

Robo

El casino siempre guardó la mística que le daban sus techos en punta de inspiración gótica, los frescos, las arañas y haber sido la sala de la cumbre de presidentes. "Fue el casino más lujoso de Sudamérica y era más distinguido que el Nogaró", dijo Cairo.

En plena temporada, el 18 de febrero de 1969, un comando de los tupamaros robó la recaudación del casino. Bonnet tiene el recuerdo vívido de su padre llorando en el living de su casa porque en ese momento él era el gerente de la sala de juegos. "Tuvimos que llamar al médico", recordó la hija del afectado, quien fue sumariado y luego restituido cuando se aclaró el delito.

La caída y el futuro

La inauguración del Conrad en 1997 fue el golpe de gracia para el San Rafael, al que se le estaba haciendo cuesta arriba seguirles el ritmo a los cambios. Casinos del Estado cerró la sala de juegos y, según fuentes de la antigua administración, buscaron llegarle a un sector diferente de turistas. En 2012 dejó totalmente de funcionar ante un compromiso de compra que finalmente no se concretó.

En todos estos años, el hotel fue mantenido en su interior aunque el techo se ve deteriorado. Sus administradores se preocuparon, por ejemplo, de mantener los pisos lustrados, según pudo saber El Observador.

El lunes pasado, la Intendencia de Maldonado anunció que el grupo hotelero Cipriani compró el edificio por US$ 40 millones. El proyecto de inversión aprobado por el gobierno departamental incluye la construcción de dos torres a los costados.

Bonnet, que todavía vive en la zona, se mostró contenta con que el predio deje de ser un tugurio y que el lugar retome la actividad y esplendor que supo tener.

Album de la familia Bonnet

Hotel San Rafael histórica

Construcción
Angelita y Luis Bonnet posan sobre los ladrillos de campo utilizados para construir el hotel San Rafael. Gentileza de la familia Bonnet.

Cantinflas en San Rafael

Cantinflas y el Festival de Cine de Punta del Este
El gerente del hotel, Héctor Bonnet, posa junto a Cantinflas y la familia del actor, que llegaron para el primer Festival Internacional de Cine de Punta del Este en 1951. Gentileza de la familia Bonnet.

San Rafael camioneta

Transporte
Cuando fue inaugurado, al hotel se llegaba por la calle Pedragosa Sierra, ya que la ruta a La Barra no existía. Gentileza de la familia Bonnet.

Empleados San Rafael

Inauguración
Los empleados posan al lado del flamante hotel y su réplica a escala hecha en azúcar. Gentileza de la familia Bonnet.

Folleto antiguo San Rafael

Folletos con dibujos
Eran enviados por correo tradicional como estrategia de marketing. A los clientes se les mandaba un mapa con las habitaciones que ellos marcaban según sus deseos y luego lo devolvían al hotel para hacer la reserva.

La jefa

Yolanda Manoukian fue durante más de 50 años la administradora del San Rafael. Tomó el mando durante una crisis por la que la propiedad estaba en remate por deudas fiscales. Quienes trabajaron allí la describen como una mujer de carácter y luchadora. Aún vive en las inmediaciones del hotel.

Casino San Rafael hoy

Casino
Así se ve hoy la que fuera una de las salas de casino más sofisticadas del continente. Cerró en 1997, cuando abrió el Conrad. En ese entonces era administrada por Casinos del Estado.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.