El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

24º C

Montevideo
H 83 %

Buscar

Miércoles 17 de Enero de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - CURIOSIDAD

Noticias en la web - CURIOSIDAD | Edición del día Miércoles 17 de Enero de 2018

La historia del sándwich que burló los controles de la NASA y viajó al espacio

El fallecido John Young se lo llevó en la nave; sus migajas pudieron haber interferido con las operaciones de la misión

Los hombres del programa Mercury, que tenía como objetivo llevar a un estadounidense al espacio, se alimentaban con cubos masticables, liofilizado que debían rehidratar con agua fría y papillas envasados en tubos de aluminio. Luego tuvieron más variedad y llevaban cócteles de gambas, pollo, verduras, pudding de mantequilla y salsa de manzana.

El 23 de marzo de 1965, el astronauta John Young, recientemente fallecido, quien se hizo conocido por haber caminado en la luna, burló los controles de la NASA y se llevó al espacio un sándwich, escondido en uno de sus bolsillos.

En la nave viajaban John Young y Gus Grissom. Se trataba de la primera nave estadounidense con dos tripulantes.

Minutos antes de que la nave se abalanzara al espacio, ambos astronautas mantuvieron la siguiente conversación:

"¿Qué es eso?", preguntó Grissom al ver lo que tenía Young, quien contestó: "Un sandwich de rosbif". "¿De dónde ha salido?", preguntó el primero, a lo cual el segundo le respondió: "Lo he traído conmigo; a ver cómo sabe. Huele bien, ¿no?".

Grissom le dio un mordisco pero enseguida se percató que el pan comenzó a desmenuzarse y soltar migas por la cabina y dijo: "Estaría bien sobre todo si se mantuviera entero" y Young le preguntó, divertido, si prefería el muslo de pollo, recordó el diario español ABC.

Tras los éxitos soviéticos en el espacio, Young vio este divertido hecho como la oportunidad de que los estadounidenses al fin hicieran algo en el espacio por primera vez: poner en órbita un sándwich.

Todo esto no le hizo gracia a la NASA. Varios asesores alertaron sobre el riesgo que habían supuesto las migas de pan flotando en la nave. Un congresista afirmó que se trataba del panecillo de los 30 millones de dólares.

astronauta john-young-2.jpg

Tras un proceso de investigación interna, George Mueller, un alto cargo de las misiones tripuladas de la NASA dijo: "Hemos dado pasos para evitar la recurrencia de los sándwiches de rosbif en las próximas misiones".

Más adelante Young aseguró que esa historia se había exagerado, y contó que era común llevarse sándwiches en la nave. "De hecho, este sándwich era el tercero en subir a una nave", recordó.

El famoso sándwich había sido comprado en un lugar llamado Wolfie´s Restaurant and Sandwich Shop, ubicado en Florida. Al parecer, el astronauta Wally Schirra se lo dio a Young, quien decidió llevarlo al espacio junto con él.

Actualmente, una replica del sándwich se exhibe en el Museo Memorial de Grissom, en Mitchell, Indiana (EEUU).

El director del vuelo de la misión Gemini 3, Chris Kraft, se refirió al acto de Young y dijo: "No importa lo valiente o centrado que sea un astronauta, siempre hay una tensión en los vuelos espaciales que nadie de tierra puede realmente apreciar. Un momento de diversión ahí arriba es muy necesario".

John Young había bromeado al respecto asegurando que solo lamentaba que el sándwich no era muy sabroso porque no tenía mostaza ni escabeche.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.