El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

24º C

Montevideo
H 83 %

Buscar

Miércoles 17 de Enero de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - SE TERMINÓ

Noticias en la web - SE TERMINÓ | Edición del día Miércoles 17 de Enero de 2018

El doloroso divorcio entre Márama y Rombai

Enfrentamientos dentro de las bandas provocaron la crisis; Fer Vázquez –el cerebro detrás del éxito– pone un pie en Miami

El cartel del primer camarín decía Rombai, el del segundo, Márama. Eran casi las ocho de la noche del 26 de noviembre de 2017 y ambas bandas llegaban por separado al estadio Luna Park en Buenos Aires para dar un show ante 5.000 personas. En la primera puerta estaban Fernando Vázquez –líder y creador de Rombai– y Emilia Mernes, la otra cantante del grupo. En la segunda puerta Agustín Casanova tocaba Rock around the clock en el saxofón junto a los músicos de Márama y miembros de Rombai. La separación era evidente. Algunos de ellos todavía no lo sabían, pero el final estaba muy cerca.

Fer Vázquez, como se lo conoce artísticamente, o Nando, como lo apodan los que lo quieren, es músico y compositor desde adolescente. En 2011 formó una banda llamada Estilo Libre junto a Keoma Carreño y subió su primera canción a YouTube (Te amo); logró relativo éxito en la noche local recién en 2012 con La conocí bailando. En 2014, Fernando empezó la universidad, se peleó con Carreño y a mitad de año decidió juntar a cinco adolescentes para producir una boyband: Márama. Se encargaba de todo, desde agendar shows hasta escribir las canciones.

A él le gustaba el pop, pero la cumbia era lo que más estaba funcionando en ese momento, por lo que decidió componer dentro de ese género para llegarle a la gente. "Así piensan los productores comerciales", razonó. Rápidamente el tema Loquita, uno de los primeros que lanzaron, creció en popularidad, y a él se le ocurrió que podía sumarse al proyecto. Pero todos en su entorno le dijeron que no, y se debió conformar con cantar Una noche contigo con ellos.

MARAMA ft. Fer Vazquez - Una noche contigo
Entusiasmado, a fines de 2014 convenció a su grupo de amigos de la ORT –Camila Rajchman, su prima Nathalie Rubinstein, Tomás Narbondo y Agustín Butureira– para que formaran su propia banda. Uno tocaría el teclado, otro la batería, otra el güiro. "Pero en realidad nadie tocaba nada", recuerda Rajchman. "A mí no me importaba si sabían o no tocar. Yo quería estar con mis amigos", dice Vázquez. Le pusieron Rombai, un nombre salido de una canción polaca que cantaba el abuelo de Camila y Nathalie. Grabaron Locuras contigo y, casi en un abrir y cerrar de ojos, se convirtió en hit. La puerta hacia una carrera musical exitosa, un anhelo suyo desde que era chico, se abría.

Así fue avanzando de forma acelerada hasta hoy, poco más de tres años después. Pasó de tener 22 seguidores con Estilo Libre en Facebook a un millón en su cuenta personal de Instagram. Creó un tercer grupo de cumbia: Dame 5. Tiene más de 1.500 millones de reproducciones con las canciones de sus bandas en YouTube. E hizo mucho dinero. Pero en el camino armó y desarmó muchas veces sus proyectos y, como consecuencia, a fines de 2017 la bomba explotó.

Ídolo adolescente

Son más de las 11 de la noche en el Luna Park, ya pasaron 10 canciones del show de Rombai y los cantantes van detrás del escenario para un cambio de vestuario. Los músicos comienzan a tocar Segundas intenciones, pero Fernando está enredado quitándose la remera, sosteniendo el micrófono y tratando de ponerse una camiseta nueva en la oscuridad. Con celulares iluminan a su alrededor, él se pone el micrófono entre las rodillas pero luego se lo da a alguien para poder ir más rápido. Su voz empieza a sonar en el estadio, pero él no está cantando. Una pista que contiene efectos de sonido y algunos apoyos vocales suple su ausencia. Cuando logra vestirse, toma el micrófono, continúa la canción en vivo y corre al escenario. Frente a él, miles de adolescentes, en su mayoría mujeres, acompañan la letra.

Márama Rombai
Fer Vázquez no solo construyó su éxito con temas pegadizos. También lo hizo gracias a una imagen perfecta para el público teen, que de solo verlo suelta gritos agudísimos con la esperanza de que algún día él sea su novio. Lo esperan durante horas en la puerta de los hoteles, en los estadios, se sacan fotos y filman videos, lo siguen en las redes sociales y crean un fandom que da todo por él y por ellos.

La efervescencia ya no es la misma que en 2016, cuando llegaron a hacer cuatro Luna Parks de corrido y tener ocho de las diez canciones más escuchadas en Spotify en Argentina. Pero los fieles siguen ahí.

La división

Brian García, percusionista de Rombai desde el comienzo, está sentado en una escalera en el backstage del Luna Park. El show todavía no comenzó y él está solo, pensativo. Por su cabeza solo pasa una idea que le viene dando vueltas hace meses: "Que esto se termine ya".

Su relación, al igual que la del bajista Nicolás Vellozo y el tecladista Ramiro Caruso, con los demás integrantes de la banda está completamente desgastada. García lo atribuye al alejamiento de Rajchman. "Desde que se fue la banda se separó en dos: los que querían a Camila y los que no", afirma.
Un fallido recital en el Festival de Villa María (Córdoba) en febrero de 2016, en el que llovieron las críticas por el desempeño vocal de Rajchman, derivó un mes más tarde en el anuncio de salida de la cantante
En los viajes que hacían en camioneta hacia los shows, Fernando y Emilia no hablaban con ellos. Tampoco comían juntos ni hacían actividades en grupo, como sí sucedía en los inicios. Les molestó, además, que los cantantes viajaran en avión mientras ellos iban por carretera. El tiempo que compartían se limitaba a ensayos y conciertos. "Fue como 'quiero que te vayas y voy a hacer todo por que te vayas'", grafica García. "El ambiente era muy tóxico, no podíamos seguir así", expresa Caruso.

En diciembre de 2017, Fer Vázquez les anunció que debido a problemas empresariales suspenderían los shows de diciembre y enero, la zafra para los grupos de cumbia pop. García, Vellozo y Caruso pidieron cobrar un sueldo de todas formas, pero Vázquez se los negó. Fue así que, con abogados de por medio, llegaron a un acuerdo económico y se desvincularon.

Siempre en busca del éxito

Parado sobre el escenario de La Trastienda en Montevideo, Fernando da una charla para adolescentes organizada por República AFAP. Es mediados de noviembre de 2017. Comienza diciendo que su frase de cabecera es "reformulá la fórmula", tres palabras que describen a la perfección su accionar.

Tiene un teclado frente a él y se pone a tocar Despacito, el gran hit mundial del año. Analiza su estructura, la melodía –"es simétrica", dice–, su letra. Está siempre intentando encontrar qué quiere escuchar la masa, estudiando los mayores éxitos en cada país para seguir la moda y dar con el hit. Abrir Spotify y diseccionar con bisturí las listas de más escuchados por país –desde Argentina hasta Bélgica– es parte de su rutina, cuenta semanas después en un café de Carrasco. "Intento ver las tendencias en el mundo. Para mí como compositor y productor, que todo el tiempo estoy intentando renovar la banda, es importantísimo lo que esté pasando en todas partes", señala. "Pero también tenés que romper el esquema, porque si vas a seguir todo no vas a sorprender. Hay que hacer lo mismo de siempre, un poquito cambiado", agrega.
La efervescencia ya no es la misma que en 2016, cuando llegaron a hacer cuatro Luna Parks de corrido y tener ocho de las diez canciones más escuchadas en Spotify en Argentina. Pero los fieles siguen ahí.
Una introducción corta y simple, que se entienda y que sea diferente para que la canción se identifique inmediatamente, primer verso, segundo verso, preestribillo, estribillo dos veces, rap 1, rap 2. Versos y letra fáciles de aprender, repetición de palabras y rima fácil. Esa es su fórmula. Aunque no es matemático, aclara.

"El hit es lo que debe preocupar a todo músico que quiere vivir de esto. Es cierto que para algunos no, pero otros no lo dicen porque son cagones y no les gusta admitir que están buscando un hit", añade.

El cantante y productor analiza su carrera, desde sus inicios hasta el futuro. Recuerda el videoclip de Locuras contigo, que hizo en un barco en Punta del Este con quienes entonces integraban la banda y otros amigos de facultad. "Por ejemplo ella", dice y señala con sus ojos a una chica que pasa por la calle caminando. Montevideo es muy chico. Tan chico es que la proyección que puede tener desde la capital uruguaya no le permitió hasta el momento cruzar el ecuador. Y él quiere alcanzar una escala continental. "Estamos buscando una cumbia pop evolucionada hacia un lugar que no sé cuál es todavía e intentar hacer alguna colaboración que nos lleve a otro lado", sostiene. Una posibilidad es subirse a la tendencia del reguetón.

Es por eso que ahora su futuro tendrá base en Miami con Walter Kolm, representante de artistas como Maluma, Carlos Vives y Wisin, dijeron días atrás fuentes con conocimiento de las negociaciones. A esa ciudad estadounidense viajó Vázquez a fines de diciembre para mantener reuniones de trabajo.

Maluma y Fer Vázquez
Maluma y Fer Vázquez
Maluma y Fer Vázquez
El uruguayo se sacó una foto con el colombiano en enero de 2016 y la publicó en Facebook; ahora compartirán representante
Para llegar a este punto, primero debió enfrentarse a su anterior representante, el uruguayo Enrique Quinteros, dueño de la productora EQ Entertainment. Sus sospechas de que Quinteros estaba subdeclarando la facturación por shows ante la banda impulsaron la decisión, dijo una fuente cercana al líder de Rombai. Vázquez expresó este viernes en un comunicado al que accedió El Observador que su relación contractual con Quinteros está terminada. Esa ruptura llevó a la crisis de Márama, dado que Agustín Casanova se puso del lado de Quinteros y Vázquez es el propietario de la marca. De esta forma, Quinteros no podrá ofrecer más shows bajo la marca Márama. "Fernando tomó muchas decisiones pensando en él y no en los demás, y eso hizo que varios se pusieran en su contra, tanto en Rombai como en Márama", afirma Pablo Arnoletti, percusionista de la boyband.

Incómodo por estar en el medio del conflicto, el hermano de Fernando, Alejandro, que integraba Márama, decidió apartarse a mediados de diciembre. Del grupo original quedaban Casanova y Arnoletti, a quien Quinteros le dijo que no podía incluir en una banda paralela porque tiene un contrato de imagen con Márama y Fernando Vázquez podría iniciar un juicio por competencia desleal, según confió una fuente. Consultado, Quinteros prefirió no hacer declaraciones para este artículo.

"Primero se fue Martín (Zina), después Pachu (Marcos Ifrán), ahora se fue Pepe (Alejandro Vázquez) y quedamos Agus y yo. Si venís siguiendo las páginas de este libro todo se viene dando para que el próximo sea yo", dice Arnoletti.

Márama collage.jpg
Márama a lo largo del tiempo. El primero en irse fue Martín Zina. Luego Marcos Ifrán. Lo siguió Alejandro Vázquez y quedaron solo Pablo Arnoletti y Agustín Casanova, quien en diciembre inició su carrera solista.
Márama a lo largo del tiempo. El primero en irse fue Martín Zina. Luego Marcos Ifrán. Lo siguió Alejandro Vázquez y quedaron solo Pablo Arnoletti y Agustín Casanova, quien en diciembre inició su carrera solista.
Márama, con su integración actual, no volverá a los escenarios, y Agustín Casanova se presentará como solista, con los mismos músicos salvo Arnoletti. Tenían shows grandes agendados para Chile y Montevideo, pero el único que iban a hacer era este sábado en la localidad de Los Antiguos, en Argentina. Si alguna vez Márama vuelve con otro equipo es una incógnita.

García y Caruso aclaran que, fuera de Rombai, Fer Vázquez es una excelente persona y con buen corazón. "Pero se deja marear por la gente que tiene alrededor y se ha portado mal con muchas personas", acota Caruso. "Le salió todo mal y se quedó sin Márama. Nadie se destruyó la carrera tan rápido como él", añade. "Está muy enfocado en hacer algo que no sabe si le va a resultar. Está muy preocupado por el éxito, y está preocupado por él, porque si no, no hubiera dejado que Márama se terminara como lo hizo", afirma García.

Arnoletti tiene una visión distinta. "Cada uno tiene su perspectiva, y para sí mismos todos son ángeles. El bueno habla mal del otro. No sabés a quién creerle. Es una mezcla de lucha de egos en la que todos quieren quedar bien y todos hacen la suya", señala el músico, que quedó en el medio del conflicto y se siente dolido por lo que pasó.
"Le salió todo mal y se quedó sin Márama. Nadie se destruyó la carrera tan rápido como él". Ramiro Caruso, extecladista de Rombai
Rombai ya anunció que sacará un nuevo disco este año. El tiempo dirá si las decisiones de Fer Vázquez fueron el camino hacia el éxito total o si este es el fin. Para él recién están comenzando. "Capaz que se está terminando. Pero mi sueño es que esté arrancando".

El matrimonio Márama-Rombai se termina, con un divorcio difícil para sus integrantes.

El cambio constante de figuritas dentro del grupo

Era diciembre de 2014. El grupo de amigos de facultad se subió a un barco en Punta del Este, filmaron el videoclip de Locuras contigo y lo colgaron en YouTube. El tema comenzó a sonar en los boliches casi de inmediato.

Más allá de los compañeros de clase, desde el principio de Rombai estuvo Brian García, el expercusionista de Estilo Libre. Cuando Fer Vázquez compuso el segundo tema sumó a Felipe Sánchez, un guitarrista amigo de Narbondo y Butureira. Luego incorporó a Nicolás Vellozo, un bajista que había hecho algunas suplencias en Márama, y con esa conformación dieron su primer show el 14 de febrero en el cumpleaños del padre de Camila Rajchman. Es la etapa que Vázquez denomina "Rombai hobby".

Rombai primero
El primer Rombai: Nicolás Vellozo, Felipe Sánchez, Tomás Narbondo, Agustín Butureira, Brian García, Nathalie Rubinstein, Camila Rajchman y Fer Vázquez
El primer Rombai: Nicolás Vellozo, Felipe Sánchez, Tomás Narbondo, Agustín Butureira, Brian García, Nathalie Rubinstein, Camila Rajchman y Fer Vázquez
No habían pasado tres meses y llegó la primera baja. A Butureira le habían asignado el teclado y no era sencillo de aprender en unas pocas semanas. Por eso, decidió abandonar y fue suplantado por Ramiro Caruso, que también venía de Estilo Libre.

Pero los cambios siguieron. Narbondo y su misterioso error lo obligaron a irse en setiembre, Sánchez decidió poco después no continuar, y entraron Nicolás González (guitarra) y Agustín Correa (batería). Para ese entonces, la dupla Vázquez-Rajchman se había consolidado. "Nos dimos cuenta de que garpaba mucho lo de la parejita", dice Camila.

Pero un fallido recital en el Festival de Villa María (Córdoba) en febrero de 2016, en el que llovieron las críticas por el desempeño vocal de Rajchman, derivó un mes más tarde en el anuncio de salida de la cantante. Una decisión que al principio pareció consensuada pero que luego ella dio a entender que había sido empujada a tomar.

Por esos días, Fernando no sabía qué hacer. Pensó en muchas posibilidades, que incluían tanto iniciar una carrera solista como dejar la música. "No me dio ni tiempo de pensar", recuerda. Finalmente eligió que Rombai siguiera con él como único cantante y agrandó el equipo con una corista, Agustina Morales, una dj, Vala Nirenberg, y un tecladista, Rodrigo Molina. Además, escogió a García, González y Nirenberg para que junto con él fueran la imagen de la banda, y probó suerte.

Rombai segunda
Esa decisión, lo que ahora llama el "Rombai transición", no obtuvo los resultados deseados. Siete meses después deshizo todo. Ya se había ido Rubinstein, eliminó a Nirenberg, Molina, Morales y Correa, y contrató a Juan Martino en batería y a una argentina, Emilia Mernes, para que cantara con él. Volvía a tener una pareja protagonista. "Lo supercalculé y siento que ahí elegimos a la chica correcta, el tema correcto, en el tiempo correcto y con una estética nueva y correcta", dice. En palabras de Vázquez, pasó a ser el "Rombai profesional".

Rombai actual

De la banda con amigos a la banda con la amiga con derechos

Rombai comenzó como una banda de amigos, incluso con los que no eran parte de la clase en la universidad, ya que los músicos que se fueron incorporando siempre eran conocidos de alguien. Pero eso un día se terminó.

En noviembre de 2016 entró Emilia Mernes como cantante y la dupla con Fernando Vázquez comenzó a funcionar, también, por fuera del escenario. Al compartir un rato con ellos se los puede ver besarse y abrazarse.

En su entorno hay quienes creen que están juntos desde el primer día, aunque él niega que sean novios. Al preguntar si entonces es una amiga con derechos, él calla y sus amigos, con una risa cómplice, lo confirman.

Rombai pareja
Emilia Mernes y Fer Vázquez en el programa de televisión argentino Combate
Emilia Mernes y Fer Vázquez en el programa de televisión argentino Combate

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.