El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

16º C

Montevideo
H 93 %

Buscar

Jueves 21 de Junio de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - INFORME

Noticias en la web - INFORME | Edición del día Jueves 21 de Junio de 2018

El Estadio Centenario del siglo XXI

El paradigma cambió en el mundo y la histórica construcción de 1930 recorre el mismo camino, pensando en recibir espectáculos artísticos porque cada vez juegan menos partidos

El paradigma mundial que arrastra a los principales estadios del mundo a cambiar, y a sus administradores a tomar acciones para lograr ingresos genuinos, es a lo que apuesta el Estadio Centenario, un escenario en el que cada vez se juega menos fútbol.

El hecho de que Nacional juegue en su Gran Parque Central desde su reapertura en 2005 y de que Peñarol haya construido el suyo en 2016, el Campeón del Siglo, aceleraron el rumbo que tomó el Estadio Centenario, de apostar a un cambio radical como anfitrión de espectáculos artísticos, en la política de la Comisión Administradora del Field Oficial (CAFO) que se encarga de manejar el Centenario.

Organizar espectáculos se mantuvo o aumento con el tiempo, una situación inversamente proporcional a lo que sucede con los partidos de fútbol que se juegan allí.

Un tema asimilado

En CAFO ya tienen asumido que más partidos por año no van a tener y en ese contexto, desde hace un tiempo apuestan a espectáculos como recitales que dejan buenos dividendos.

El presupuesto de CAFO no ha variado con relación al año pasado, ronda los $ 40 millones anuales. "Estamos haciendo economía de guerra, no hemos cubierto las vacantes de algunos funcionarios que se jubilaron o renunciaron. Hoy tenemos 32 personas trabajando. El año pasado eran 34. Se ha reducido mucho el personal desde que ingresé en 2003 cuando había casi 90 empleados", explicó su presidente, Enrique Baldrich, a Referí.

Con el correr del tiempo, CAFO fue perdiendo ingresos. Salvo los clásicos y los partidos de la selección uruguaya, después casi no hay encuentros importantes, y muy pocos clubes en desarrollo alquilan el Centenario para llevar a los grandes.

Baldrich agregó: "Nos hemos esmerado en cuanto a la contratación de espectáculos que nos dan ingresos, que no son genuinos, llamémosle colaterales, pero que son importantísimos. Nos hemos transformado un poco en empresarios".

En marzo cantará Phil Collins en el Centenario y en noviembre organizarán un gran espectáculo, el de Roger Waters, el ex Pink Floyd, en toda la cancha y en todas las tribunas.

Los espectáculos grandes dan buenas ganancias, sobre todo, los de toda la cancha como el de Roger Waters que deja US$ 200 mil. El de Phil Collins que ocupa solo la Olímpica con la platea, y en el que se venderán unas 20 mil entradas, y deja unos US$ 40 mil.

Hace algunos años, el concierto de Rolling Stones les dejó US$ 250 mil de ganancia.

Esto ha llevado a los principales de CAFO a que en 2017 hubiera cinco espectáculos con los que pudieron mantener el presupuesto.

Todos fueron exclusivamente con la habilitación solo de la tribuna y platea Olímpica: el primero de ellos fue en abril a cargo de Soy Luna, la serie de Disney que acaparó la atención de miles de niños y adolescentes.

Posteriormente, actuaron Ricardo Arjona y Joaquín Sabina, y en noviembre se realizó lo que fue llamado "el evento del año", El Delirio, para celebrar los 100 años de La Cumparsita, el tango más famoso del mundo.

El otro evento que se llevó a cabo en 2017 fue organizado por la iglesia a través de Uruguay Despierta y congregó a muchos fieles.

El Museo, punto de ganancias

"El Museo es el éxito total que hemos tenido. Cubre una parte importante de los gastos de CAFO. En 2017 lo visitaron 80 mil personas, un ingreso que supera a todos los museos del Uruguay juntos. Vienen muchos extranjeros y estamos en plena temporada con los cruceros. La entrada cuesta $ 150 y después $ 50 más para subir a la torre. También tenemos la tienda. y lo que se recauda es todo para CAFO", explicó Baldrich a Referí.

Otra de los entradas económicas que tiene el Centenario y que le brinda dividendos a CAFO, son los alquileres para filmaciones de avisos publicitarios. Se hacen trabajos para grandes empresas y esos ingresos de US$ 5 mil o US$ 10 mil se van sumando para ir paliando el presupuesto.

Cada vez menos fútbol

Si no se contaran los seis partidos de Tercera división que oficiaron de preliminares en los partidos de Nacional o Peñarol, en el Estadio Centenario se jugaron solamente 35 en todo 2017, cifra superada por los encuentros que se jugaron en el Gran Parque Central (15, 13 de los tricolores y dos de Boston River por la Copa Sudamericana) y el Campeón del Siglo (22), sin contar en estos estadios los preliminares, lo que sigue demostrando la caída que mantiene año a año un escenario en el que hasta solo hace dos temporadas se jugaban cerca de 80 encuentros y si se va más atrás en el tiempo, esa cifra se incrementaría.

Cabe señalar que los tricolores tuvieron cinco cotejos de suspensión de su cancha, a lo que hay que agregarle las obras de los palcos que los obligaron a jugar fuera del mismo. De no haber sido así, Nacional hubiera jugado al menos cino compromisos más en su cancha.

En ese contexto, en los escenarios de los dos grandes se jugaron más encuentros el año pasado que en el Monumento al Fútbol Mundial que cada vez pierde más adeptos. Entre el Parque y el Campeón del Siglo, se disputaron 37, dos más que en el Centenario que se acercó a los compromisos que recibió en 2016 (38 contra 41 del año pasado contando esos preliminares).

Si se compara con 2015, Peñarol había jugado 40 partidos en el Centenario para bajar a 22 en 2016 y a 18 en 2017 (eso contando los dos encuentros definitorios que tuvo sobre fin de año ante Defensor Sporting). En esos 18, no solo están contabilizados también los preliminares, sino, los tres clásicos de inferiores. Si se le restaran esos, los aurinegros solo jugaron el año pasado 12 veces en el templo mayor del fútbol uruguayo.

Con Nacional pasa algo contrario. En 2015 jugó 21 veces para bajar sustancialmente a 11 en 2016 (incluyendo preliminares), pero el año pasado jugaron más, y trepando a 20 la cifra de encuentros en el Centenario. Si se le restan esos preliminares, más los tres clásicos de juveniles, partidos de Primera división fueron 13.

La que mantiene una regularidad es la selección nacional. Uruguay jugó tres veces en 2015, cinco en 2016 y bajó a tres el año pasado. Todos fueron encuentros de Eliminatorias.

CAFO sigue teniendo un 6% de la recaudación bruta de los partidos. "Los ingresos importantes fueron los de la selección y los clásicos, aunque en los clásicos con todo el tema de la seguridad y los pulmones, no se venden las entradas que se vendían antes. Se vende bastante menos. Todo es antifútbol. Todas las medidas conspiran contra el fútbol, contra la recaudación, contra el fútbol profesional, contra todo. Lamentablemente, esa es la realidad y a veces la gente no lo comprende. Desde que se produjeron aquellos hechos lamentables de violencia, las medidas contribuyeron a aplacarla, pero en materia económica, fue totalmente perjudicial. Con los pulmones, antes vendías 53 mil entradas y ahora vendés menos de 40 mil", dijo Baldrich.

El alquiler del estadio ronda los $ 120 mil para este año y es un precio que se reformuló recientemente. Hasta el año pasado costaba $ 90 mil si se habilitaban las cuatro tribunas, a lo que hay que restarle $ 5 mil por cada una que no se habilitara.

Una de las grandes limitaciones que tiene CAFO son los ingresos por publicidad estática, debido al incumplimiento de la AUF. Hasta 1998, CAFO se encargaba de negociarla, pero a partir de la firma del contrato de la Asociación con Tenfield, esos derechos pasaron a manos de la empresa. El acuerdo que firmó Eugenio Figueredo, como presidente de la AUF, era que CAFO recibiría US$ 180 mil por año, sin embargo la Asociación no volcó ese monto anual en las últimas dos décadas.

"Ese es el gran problema que tenemos. La AUF que tiene ingresos reducidos, nos va pagando de a puchitos y vamos viviendo con eso, pero no cobramos todo lo que normalmente deberíamos cobrar. Existe una deuda de la AUF para con CAFO de cerca de US$ 1 millón, pero no son exigibles. La AUF es como nuestra madre. Esa deuda es por la estática que se fue acumulando y no se fue pagando en tiempo y forma", admitió Baldrich.

CAFO está al día con los salarios. "Estuvimos a punto de atrasarnos, pero hablamos con la AUF para que nos diera una mano para que no ocurriera eso. Por suerte, hasta ahora, nunca hemos tenido ese problema", indicó.

Desde hace más de un año está en manos de la Junta Departamental de Montevideo el pedido de CAFO de la renovación del contrato por el terreno del estadio por 30 años. El mismo venció en 2014, pero aún no se ha aprobado.

El Estadio es el único Monumento al Fútbol Mundial del mundo. También existe una comisión que está expectante ante la posibilidad de ser coanfitriones del Mundial 2030. Sin embargo, la apuesta asimismo está cambiando y una nueva visión empresarial se está imponiendo para mantener un emblema planetario.

ALONSO: "CON CUATRO O CINCO ESPECTÁCULOS, CAFO CUBRE SU PRESUPUESTO"

Ignacio Alonso
Ignacio Alonso
Ignacio Alonso

El secretario de asuntos económicos y financieros de la AUF, Ignacio Alonso, indicó a Referí que "el estadio, con cuatro o cinco espectáculos por año, está bien desde el punto de vista económico, porque por lo menos CAFO debe tener entre selección y partidos definitorios, cinco partidos por año, más lo que se sigan jugando por Campeonato Uruguayo. Allí se cubre el presupuesto si tenemos en cuenta el aporte por publicidad. En lo que es una marcha media, el Estadio estaría asegurado. Tiene que asegurarse captar los espectáculos y para ello tiene todas las condiciones porque no hay un lugar más céntrico, más fácil de llegar, con más líneas de ómnibus. Por más competencia que haya, la comodidad del estadio para algunos espectáculos, no es comparable con la mayoría de los competidores. Con este combo, más una actualización de alquileres razonable, CAFO obtiene un equilibrio presupuestal y tiene una posibilidad para realizar obras necesarias e indispensables".

La AUF le dio a CAFO la libertad para fijar los espectáculos tratando de encontrarle la vuelta al problema deportivo. Es decir que tienen prioridad sobre la fijación de partidos ya que dejan un buen dinero para CAFO.

Dice Alonso: "Porque también en este aspecto ya hay competencia ya que se han hecho espectáculos en el Parque Central, se inauguró Landia, está el Velódromo, va a estar el Antel Arena en un tiempo. En un ámbito de mayor competencia encontramos mayor flexibilidad para poder darle una solución a los alquileres para espectáculos".

La realidad es que el tema del estadio "lo seguimos con atención, de cerca con la comisión directiva de CAFO y su director general Mario Romano. Somos conscientes que tenemos una diferencia de apreciación histórica sobre lo que es el canon de propaganda que se generó desde la entrada de la televisión hace 20 años que para nosotros en este período fue una preocupación poder cumplirle a CAFO con más frecuencia para poder cubrir esa brecha que tienen entre los ingresos de antes y los de ahora", sostuvo.

También se le dio la derecha a CAFO en la reestructura de los alquileres de los distintos locales del estadio, ya que tiene fijados precios de épocas en las que CAFO estaba más holgada económicamente y podía tener contemplaciones con algunas instituciones, pero ahora se deben ajustar a la realidad los alquileres que allí se cobran para atender la parte económica.

"Ya se ajustó por ejemplo con la empresa Suat. También está la Liga Universitaria, hay una comisaría, están Audef, Audaf, etc. La intención es que CAFO pueda recibir mayores ingresos por ese lado", agregó Alonso.

Luego está el tema de fondo: la situación estructural de fondo del estadio que va a depender que tenga respecto a largo plazo el Mundial de 2030. Cualquier tipo de reforma dependerá de esa decisión. Por eso, otras cuestiones más profundas, tienen que esperar a esa decisión.

Así lo explicó el neutral: "CAFO hoy tiene que centrarse en que la AUF cumpla con el aspecto de publicidad contra el contrato de televisión, que se puedan optimizar los alquileres, que se le den más partidos de definición y que se le dé prioridad para la organización de espectáculos".

CIFRAS

$ 40.000.000

anuales sigue siendo desde hace un tiempo el presupuesto de CAFO con el que no solo le abona a sus empleados, sino también realiza refacciones.

US$ 200.000

quedarán líquidos a CAFO luego de que en noviembre próximo actúe Roger Waters, espectáculo en el que se habilitará todo el Centenario.

US$ 40.000

recaudará CAFO por el recital que en marzo realizará el británico Phil Collins en el que se habilitarán Tribuna y Platea Olímpica.

80.000

visitantes recibió el año pasado el Museo del Fútbol, que también deja buenas ganancias a CAFO.

32

empleados son los que tiene CAFO en la actualidad, dos menos que en enero 2017. Hace 15 años, eran 90.

$ 120.000

costará en 2018 el alquiler del Centenario para partidos de fútbol habilitando todas las tribunas. Hasta fin de año era $ 90.000, desde hacía años no se ajustaba, explicaron a Referí.

6%

de la recaudación de cada partido que se juega en el Centenario se vuelca a las arcas de CAFO.

US$ 250.000

recaudó CAFO en el recital de 2016 de los Rolling Stones.

LOS PRINCIPALES ACTORES EN EL CENTENARIO

2015 2016 2017

Equipo PJ PJ PJ

Peñarol 40 22 18

Nacional 21 11 20

Uruguay 3 5 3


LOS ESPECTÁCULOS DE 2017 EN EL CENTENARIO

Sol Luna (una serie de Disney)

Recital de Ricardo Arjona

Recital de Joaquín Sabina

El Delirio-Los 100 años de La Cumparsita

Evento de la iglesia-Uruguay Despierta

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.