El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

24º C

Montevideo
H 83 %

Buscar

Miércoles 17 de Enero de 2018

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - VEA EL VIDEO

Noticias en la web - VEA EL VIDEO | Edición del día Miércoles 17 de Enero de 2018

La información que esconde una firma (y que usted no sabía)

La perito que descubrió la falsificación de Michelle Suárez desentraña los secretos de la profesión

Uno solo agarra el lápiz y repite ese gesto automático. No lo piensa mucho. Firma de mil maneras distintas, se saltea algunas letras, deforma otras. Depende del humor, de las ganas que tenga de que esa firma sea tal cual la imaginó cuando selló su estampa por primera vez. Lo que nunca va a suceder, es que de un mismo pulso salgan dos idénticas. Y cuando eso pasa, hay lugar para la sospecha.
Alcanza con firmar dos veces para que a Gabriela March le salte la alarma: "Esa unión que vos hacés entre la 's' y la 't' es única". Única es March entre los seis profesionales que integran la Asociación de Peritos Calígrafos del Uruguay: es mujer y es la presidenta.

Es también la profesional encargada de desentrañar el misterio que desveló a la prensa y al sistema político durante los últimos meses de 2017: ¿falsificó la senadora Michelle Suárez varias firmas en su calidad de abogada e impidió así que un hombre viera a su hija durante tres años?
March y Carlos Peña, el otro perito a quien el Instituto Técnico Forense consulta en estos casos, concluyeron que sí. Que al menos tres firmas eran falsas. Por las características que revelaba esa adulteración, además, supieron que venía de la mano de Suárez. La forma de las letras "s" y "e" fueron claves. March no habla del tema porque es reservado, pero es consciente de las consecuencias que tuvo su decisión profesional.

Gabriela March
El principio que rige la profesión del perito dice que la firma es la quintaesencia del alma y que no hay dos que sean iguales.
El principio que rige la profesión del perito dice que la firma es la quintaesencia del alma y que no hay dos que sean iguales.

Ni dos almas ni dos puños

Ya desde niña, March creía que podría identificar a sus compañeros por sus formas de escribir. Más adelante, comprendió que ese detalle de su percepción iba a marcar su carrera profesional y con el tiempo pasó a convertirse en una de las técnicas referentes en la materia para la Justicia. Dentro de la Asociación son solo seis, y para formarse, se necesita un tutor o "padrino". En el caso de March, fue el fundador de la asociación, Manuel González Alonso. Este es un saber exclusivo que se pasa de mano en mano.

¿Por qué firmamos? La firma, dice la experta, es una forma de validar. Aún con la existencia de la firma electrónica, la de puño y letra es insustituible.
La teoría que guía al perito dice que así como no hay dos almas iguales, tampoco hay dos escrituras que lo sean. "La firma es la expresión más íntima del ser humano", dice la experta. Si bien su trabajo toca de cerca esa intimidad, se empeña en aclarar que no hay que confundirlo con el de quien intenta descifrar personalidades a partir de la letra, ya que se trata de dos disciplinas diferentes.

March define su trabajo como el estudio forense de documentos. Cuando hay una escritura en duda, un perito calígrafo toma muestras del mismo autor, contemporáneas a su realización, y las compara. Entonces es cuando hace una radiografía a la escritura y la define: su forma de inclinar las letras, de presionar el lápiz o lapicera sobre el papel, los enlaces entre una letra y otra, la variedad de las formas y todos aquellos elementos que construyen una especie de personalidad de la caligrafía.

Lo más difícil, quizás, es el enmascaramiento, explica. Se trata de una persona que firma para después desmentir. Firma, deformándose a sí mismo, para que parezca de otro. Aún hay muchas formas y herramientas para desentrañar los misterios que esconde el entramado de más de 500 músculos que, según la experta, participan en el acto de firmar.

Gabriela March
La superposición de dos tintas muestra cuál fue primera
La superposición de dos tintas muestra cuál fue primera

El inconsciente delator

Además de las decenas de títulos que cuelgan de las paredes del estudio de March, allí tiene una estantería repleta de equipos. La estrella es la lupa estereoscópica binocular montada con 80 aumentos, que permite verle hasta los poros a un trazo. Incluye luces, microscopios y herramientas que permiten resaltar distintos aspectos, como la presión del lápiz o la composición de la tinta con que se escribe.
March toma de ejemplo un recibo que se presume fue adulterado. Su objetivo es descubrir si el autor de la supuesta estafa lo editó a su conveniencia para que un pago por un alquiler de US$ 1.000 pasara a certificar uno de US$ 11.600, es decir, el valor de casi todo un año.

Gabriela March
Un recibo adulterado bajo la lupa de March
Un recibo adulterado bajo la lupa de March
A simple vista, se podría sospechar que el estafador agregó un uno y estiró el cero para que pareciera un seis. Pero de ser cierto, también tendría que haber agregado entre las cifras el once y el seiscientos.
La perito conecta un pequeño dispositivo a su computadora y logra, en cuestión de minutos, un acercamiento increíble. Mueve el recibo y se para sobre la escritura original y la que se presume agregada. La sospecha se confirma: las tintas no tienen nada que ver entre ellas. Ahora, lo que resta, es determinar quién fue el falsificador.

Alcanza con tomar muestras de los sospechosos y estudiarlas para saberlo. Si hubiera una lista de personas acusadas, la tecnología y habilidad de la perito podrían apuntar el dedo hacia una persona. Así de revelador es ese subconsciente que la escritura trasluce y por ello son varios los que han ido presos.

En definitiva, dice March, no hay falsificador perfecto. Siguiendo la premisa de que la escritura es la quintaesencia de la personalidad, el falsificador no solo tendría que despojarse de todas esas características que hacen de su escritura algo único, sino que además tendría que incorporar las de otra persona.

El momento que March más disfruta es el final: el de la verdad. Es cierto que no siempre llega, pero el placer está en ofrecerle al cliente o a la Justicia su verdad.

Gabriela March
Esta es la diferencia que encontró March entre las dos tintas con que estaba escrito el recibo
Esta es la diferencia que encontró March entre las dos tintas con que estaba escrito el recibo

Tres casos

La carta. Una nota fue lo único que dejó el asesino de un peón varias décadas atrás. Luego de analizarla, el perito a cargo señaló un sospechoso, para quien se pidió prisión preventiva. El caso se demoró y llegó a manos de March, quien se sorprendió de ver que había un error que llevó a la prisión indebida de una persona por años.

Trasplante de firma. La rúbrica era igual a la del hombre en el compromiso de compraventa que le llegó a March. Pero el papel no tenía ni un rastro de la presión de la lapicera. La conclusión: habían trasplantando la firma con una impresora de chorro de tinta.

Senadora. Según el informe sobre la falsificación que luego admitió la exsenadora Michelle Suárez, fueron los bucles en la letra "e" y la escritura de la "s" las que la delataron.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.