El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

21º C

Montevideo
H 55 %

Buscar

Viernes 15 de Diciembre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - BALLET

Noticias en la web - BALLET | Edición del día Viernes 15 de Diciembre de 2017

Yebra: "Hay que soñar lo máximo posible e intentar"

El nuevo director del Ballet del Sodre desarrolló una carrera independiente que lo obligó a rendir el máximo

En enero, el Ballet Nacional del Sodre (BNS) estrenará director luego de siete años de Julio Bocca al mando. Igor Yebra, el bailarín, coreógrafo y docente español de 43 años, fue propuesto por el mismo Bocca.

Yebra no viene solo. Trae como asistente a Francesco Ventriglia, bailarín y coreógrafo italiano que fue director del ballet del Teatro de Florencia y hasta ahora se desempeñó como director del Ballet Nacional de Nueva Zelanda. "Lo conozco, aparte de tener buenísimas referencias de él por muchos medios", dijo Igor Yebra a El Observador. "Es una persona altamente capacitada para trabajar allí (en el BNS)", agregó.

El español bailó en el Australian Ballet, el Ballet de la Ópera de Burdeos y colaboró con compañías de todo el mundo como intérprete independiente. Uno de sus mayores logros fue ser el primer bailarín no ruso en protagonizar Iván el Terrible en el Palacio Estatal del Kremlin en 2004. Yebra acaba de hacer Zorba, el griego para 5.000 personas en el Bilbao Arena. Encarnó el rol que siempre deseó: Zorba. Por otro lado, estrenará el 14 de diciembre en Madrid una obra de teatro en la que también baila. Se trata de Esto no es la casa de Bernarda Alba, una versión del clásico de Federico García Lorca con un elenco totalmente masculino.

Mientras su vida transcurre entre Bilbao y Madrid, Yebra ve en el horizonte a Montevideo. Sobre su llegada a la dirección artística del BNS habló con El Observador.

¿Habrá un acompañamiento de Julio Bocca al menos en un primer momento?

Julio Bocca tiene siempre las puertas abiertas para estar en el Sodre. Me parece que de mi parte y de parte de todo el mundo. No hay que olvidar lo que ha hecho y lo que significa él para el Sodre. El resto, cómo lo hará y de qué manera, va a depender de lo que él pueda en el transcurso del tiempo. Y de lo que quiera también porque hay que pensar que ha sido él el que ha tomado esta decisión de dejarlo, tiene sus razones, también querrá descansar y hacer sus cosas. Como he dicho otras veces, cuanto más gente haya, mejor. Si es encima Julio, pues estupendo. En la primera producción, que es La Bella Durmiente, va a estar echando una mano. También lo está compaginando con el montaje de El corsario en el Teatro Colón. Vamos a llegar, vamos a empezar a hacer un trabajo y vamos a ir viendo las cosas.

Teniendo en cuenta su prolífica carrera y el hecho de que aún sigue bailando, ¿por qué toma la posta de dirigir una compañía pública como el BNS?

Me parece un paso más adelante en lo que es la carrera y el desarrollo de un bailarín. He tenido una carrera muy extensa bailando en muchísimos lugares alrededor de todo el mundo. He creado mi propia escuela, he creado coreografías. En estos momentos, estoy en una obra de teatro. Me gustan los retos y en este aspecto fue Julio el que en principio me habló de ello. A Julio lo aprecio y lo quiero mucho. Conocía ya la compañía y el trabajo que ha hecho durante estos últimos años me parece increíble. Y artísticamente la compañía está en una posición en la que no solo a mí sino a cualquiera le hubiera gustado estar y trabajar allí. O, al menos, las personas que, como yo, amamos lo que hacemos. Es nuestra vida. Es una vocación.

¿Cómo le ha aportado su carrera freelance a su enfoque de la profesión?

Es complejo porque hay gente que no entiende lo que es la palabra freelance. Me ha aportado a ir más allá del conocimiento del bailarín. Cuando tú vas como un bailarín invitado a las compañías, la responsabilidad es mayor, porque si no haces bien el trabajo las compañías no te vuelven a invitar. Porque para eso tienen a sus propios bailarines. Es un riesgo mucho mayor, porque eso te obliga a estar siempre no al 100 por 100, casi al 100 y pico por 100. A lo largo de mi carrera, en las compañías en las que he estado, siempre he repetido. Y con algunas de ellas he creado vínculos a lo largo del tiempo. Además, he logrado una vinculación directa con la dirección de las compañías. Tienes menos vínculo con los bailarines pero sí se queda un vínculo más estrecho con la parte directiva de los teatros y las compañías. Y eso hace que te enriquezcas mucho más.

¿Qué experiencias rescata de lo que ya ha trabajado con el ballet del Sodre?

Me sorprendió la primera vez que estuve allí el nivel y las ganas que tenían de seguir aprendiendo y seguir progresando. Además he seguido a la compañía hablando con Julio y he visto cómo va teniendo una progresión. Y eso se hace a través de trabajo y de ilusión por parte de la gente involucrada. Por lo tanto, a pesar de los problemas que pueda haber y que siempre existen en todas las compañías, cuando tú tienes ganas y hay gente que quiere salir adelante, pues eso te da más motivación.

En su última conferencia de prensa Bocca dio a entender que cuando visitó Montevideo usted pudo ver varios de los problemas que sufre el Sodre. ¿Qué percepción se llevó?

Le puedo decir que en todos los teatros del mundo en los que yo he trabajado hay muchos problemas. Problemas entre orquesta, ballet, programación, existen en todas partes. Entonces lo que hay que hacer es sentarse y ponerse a trabajar entre todos. Yo creo que es importante que todo el mundo hable, intercambie ideas y sacarlo adelante. He trabajado mucho en Italia, Francesco también trabajó mucho allí. Los dos podemos asegurar que los problemas que hay allá a nivel sindical... no los quiero comparar porque desconozco cómo es Uruguay, pero son inconvenientes muchas veces muy graves. Entonces no es algo que diga: "Oh, Dios mío, ¡¿qué es esto?!". Ocurre en todas partes del mundo y en todos los teatros.

¿Ya estuvo en contacto con el nuevo director artístico musical que asume también en enero, Diego Naser?

Sí, hablamos. Pero tampoco hemos entrado a profundizar en nada. Él se presentó y hemos tenido un intercambio de ideas.

Usted tenía compromisos previstos en varias partes del mundo, ¿cómo va a congeniar la dirección del ballet del Sodre con su agenda de presentaciones?

He tenido que mover cosas, que cancelar cosas y eso ha sido lo más complicado y lo más complejo. Sobre todo porque cuando hago las cosas las quiero hacer lo mejor posible y llevarlas adelante. Mi prioridad en estos momentos es la dirección del ballet Sodre, hacer el mejor trabajo posible allí. Más después del trabajo que ha hecho Julio. Por lo tanto, uno no se puede andar con muchas tonterías. Hay cosas que ha sido imposible moverlas. Es un gran problema ver cómo lo resuelvo, pero mi compromiso mayor es estar 100 por 100 con el ballet.

¿Tiene pensado hasta cuándo quiere seguir bailando?

En estos momentos bailo de una manera muy puntual. Por ejemplo, los grandes ballets clásicos del repertorio, dije que no los hacía más y no los voy a hacer. Julio me llamó para invitarme a bailar uno de estos ballets y le dije que no, que muchísimas gracias pero no. Entonces lo que hago son cosas muy puntuales; piezas adaptadas y apropiadas para lo que es mi edad y mi momento. No tengo esa cosa de decir: "Me tengo que subir a un escenario a ponerme a bailar". No es lo que pretendo. Si surge, y es una cosa que me apetezca hacer y que lo pueda hacer, bien. Lo pienso. Pero ese ya no es mi objetivo.
Afortunadamente he bailado mucho, lo he pasado muy bien y ya está. Es otra etapa más. Por eso, lo que hablábamos al principio, el tomar una dirección es una etapa lógica dentro de la carrera de un bailarín.

¿Va a tener presente el objetivo de Bocca de meter el BNS entre las 10 mejores compañías del mundo?

Sé que suena muy bien como titular. Pero lo que voy a querer es que el Sodre esté en lo más alto posible. Los números y los lugares, cada uno que ponga lo que quiera. Voy a intentar que esta compañía esté lo más arriba que pueda estar y entre las mejores, lógicamente. Ahora, para eso, hace falta mucho trabajo, mucho esfuerzo, mucho sacrificio, y mucha inversión económica. Se pueden querer miles de cosas pero se tienen que poner en congruencia muchos factores. Voy a querer que esto sea lo mejor del mundo. La mejor compañía del mundo. Pero seamos objetivos y miremos las cosas. Y vayamos paso a paso y peldaño a peldaño. Siempre lo he dicho, lo mejor es soñar con llegar a la luna, luego uno se queda en la parada de metro donde le toque. Por soñar, hay que soñar lo máximo posible e intentar luchar por los sueños. Eso sí, con los pies en la tierra.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.