El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

21º C

Montevideo
H 55 %

Buscar

Viernes 15 de Diciembre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - Ethel Nair Rodríguez Menchaca

Noticias en la web - Ethel Nair Rodríguez Menchaca | Edición del día Viernes 15 de Diciembre de 2017

"No hay un remedio para las aves perjudiciales, el palomitol no existe y la clave es prevenir"

Técnica del MGAP instó a productores y asesores a informarse sobre cómo proteger sus cultivos de las aves

¿Qué podría mencionar para que se capte el valor de avanzar en la prevención del daño que aves perjudiciales causan a cultivos?
En 1980, en una de las primeras evaluaciones, la FAO estimó que Uruguay perdía US$ 6 millones al año por esto y me atrevería a decir que esa cifra debe haber cambiado mucho, teniendo en cuenta cuánto aumentó la actividad agrícola. El problema no es el mismo para todos. Hay productores que no pierden nada y otros mucho, lo cual depende de varios factores. Por ejemplo del lugar, del tipo de cultivo, de qué hay alrededor de su chacra y de la característica de su cultivo.

¿Cuáles son las principales aves perjudiciales en Uruguay?
La paloma torcaza es la más importante, es pequeña, debe ser el ave más numerosa en Sudamérica y es un problema para los cultivos extensivos en todo el cono sur. La cotorra es muy conflictiva en cultivos como maíz, girasol y frutales. Y hay otras dos palomas de mayor tamaño, la de monte y la de ala manchada, que causan perjuicios. En cada sector hay otras aves a considerar. En viticultura, por ejemplo, hay un montón de aves pequeñas que consumen uvas, también otros frutos como arándanos. Los pájaros negros o garibaldinos son conflictivos en áreas arroceras. Cada cultivo tiene su problemática. La cebada es muy afectada por un pájaro pequeño, el misto.

¿Qué sucede en la soja, que es hoy el cultivo más expandido?
Distintas aves, fundamentalmente algunas palomas, consumen la plantita que está emergiendo. Cuando brota, tiene dos hojitas pequeñas que llamamos cotiledones, contienen sustancias nutritivas y las consumen total o parcialmente. A veces eso deriva en la muerte de la planta y eso genera muchas complicaciones según explican los agrónomos, porque hay que resembrar, suben los costos y es difícil de solucionar porque el daño es en algunas plantas, además se pasa la fecha óptima de siembra. La Mesa Tecnológica de Oleaginosos estimó en 2011 para un área de 100.000 has un costo de re siembra de US$ 1.000.000.

¿Qué herramientas hay para los productores y sus asesores?
Depende del ave, pero hay medidas de prevención, de protección y de manejo, algunas de muy bajo costo. Las de prevención y de protección son desarrolladas a escala predial. Por ejemplo, quien decide hacer un cultivo adelantado es muy probable que tenga algún problema porque en ese momento hay menos comida para las aves, por eso una medida es coordinar fechas de siembra en la zona para que la oferta de alimento sea mayor y el daño por unidad de superficie menor. Quienes estén cerca de zonas de anidación, con áreas de montes próximas, deben estar más atentos porque hay mayores posibilidades de tener aves en sus chacras. Prevenir es mejor, es más barato. Hay variedades de plantas menos propensas al daño de aves, momentos para la siembra más adecuados, cosechar en grupo o más temprano sirve. También minimizar pérdidas en cosecha y transporte, ese grano que queda en la tierra atrae a las aves. En las medidas de protección, lo ideal es vigilar las chacras cuando quedan plantadas y cuando las aves llegan usar medidas de repelencia. Hay lumínicas, sonoras, está la cetrería con aves rapaces que alejan a las perjudiciales, hay repelentes químicos con productos registrados que confieren al cultivo un sabor o aspecto que no es del agrado de las aves que si tienen otra cosa para comer se van. Eso está al alcance y solo requiere buen uso para que los costos sean razonables. No promovemos el desarrollo de más medidas de control letal, porque hay especies que debemos preservar. Estamos en un país natural, llegando a 475 especies y el ambiente productivo debe estar en armonía con todo el ambiente en el que está inserto.

¿Qué innovaciones existen para sumar al abanico de soluciones?
Somos tomadores de tecnologías, pero las hemos desarrollado, porque Uruguay es un país pequeño con características únicas a considerar. La magister Lourdes Olivera, quien ha terminado su maestría y comenzado su doctorado, trabajará en el desarrollo de un sistema de contracepción, un control poblacional que se usa en otros lugares del mundo, en aves y mamíferos. En 2009 uno de nuestros aliados, el Conglomerado de Oleaginosos, invitó a un profesional estadounidense, el doctor Michael Avery, quien desarrolló esa técnica para la cotorra uruguaya que está en su país, la probó con éxito a nivel de laboratorio y campo y queremos desarrollarla acá para la paloma torcaza, para que su población pueda estar más controlada.

¿Cómo evalúa la apuesta para abordar este tema del MGAP, INIA y Facultad de Agronomía?
Es excelente, cada quien colabora con lo que le es posible y ha dado muy buenos resultados en trabajos de divulgación y científicos que están en las web. El tema siempre ha contado con un constante apoyo de las mesas de productores, como la Asociación Cultivadores de Arroz, el Inavi, las Mesas de Oleaginosos, de Trigo y de Cebada así como organismos internacionales como FAO y OEA. El acuerdo de vinculación tecnológica que tenemos entre el MGAP e INIA es una manera ideal de trabajar que suma capacidades y mutiplica beneficios en pos de un bien común.

¿Qué le diría a los productores que conviven con estas aves?
Ellos saben que hace muchos años tenemos el objetivo de ayudarlos. Hay muchas herramientas para que nos trasladen consultas, internet y teléfono mediante. Damos charlas, vamos a las chacras, hay materiales a disposición. Los instamos a que animen a sus técnicos a leer esos materiales gratuitos en las web de INIA y MGAP. Damos un curso cada dos años en Facultad de Agronomía. Como dice un gran colega y amigo, el doctor Enrique Bucher, de Córdoba, no hay un remedio para las aves perjudiciales, no existe el palomitol, la clave es prevenir, protegerse, no es como una pulga a la que podemos ponerle un producto. Hay cómo ir llevando el tema de la mejor manera.

La ficha

  • Datos: Nació el 8 de mayo de 1956, en Montevideo.
  • Profesión: Es licenciada en ciencias biológicas, egresada de la Udelar, con maestría y doctorado en Colorado State University, EEUU.
  • Actividad: Es docente libre en la Facultad de Agronomía (Udelar), en la cátedra de protección vegetal.
  • Pasatiempos: Todo lo que esté relacionado con las aves.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.