El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

11º C

Montevideo
H 76 %

Buscar

Sábado 25 de Noviembre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - BALANCE

Noticias en la web - BALANCE | Edición del día Sábado 25 de Noviembre de 2017

Se invirtieron US$ 14,5 millones en remates de toros

La situación financiera de las empresas ganaderas influyó en que el promedio fuera inferior al esperado

El único factor que dejaba dudas en la previa de la zafra de toros era la situación financiera de las empresas ganaderas, que a pesar de un contexto muy favorable en cuanto a los precios y el clima, vienen muy presionadas por los altos costos. Y es probable que eso haya sido lo que impidió que esta primavera se pagara algo más por los toros.

Si bien cada año hay varios remates y cabañas nuevas, la oferta total que se ofrece en la zafra es similar. Este año fueron 5.305 toros, que cotizaron a un promedio de US$ 2.740, cifras muy parecidas a las del año pasado. Sin embargo, el contexto muy favorable dejó la sensación de gusto a poco.

A fines de setiembre El Observador Agropecuario aventuró un pronóstico del precio promedio de la zafra, que según aquel análisis debía ubicarse entre US$ 2.750 y US$ 3.150. Pero finalmente se ubicó apenas por debajo de ese piso, y posiblemente la principal explicación pase por esa situación financiera complicada, algo que reconocían productores y consignatarios.

Este año se vendieron 5.305 toros, que cotizaron a un promedio de US$ 2.740, cifras muy parecidas a las del año pasado

La referencia más estable de las últimas zafras de toros era que cada reproductor cotizaba al precio equivalente de seis vacas de invernada. Sin embargo este año el promedio fue de 5,3 vacas. Si se considera aquella referencia, un toro debió valer US$ 3.100 en esta zafra.

Pero de todos modos hubo mucha conformidad entre la mayoría de las cabañas vendedoras, porque tenían mucha incertidumbre en las semanas previas. Y como siempre ocurre, más allá de los precios para los cabañeros, lo más importante es vender.

La mayor parte de las cabañas plantearon muchas facilidades financieras, descuentos por pago al contado, por compra de volumen y por comprador frecuente, lo que ayudó en las ventas.

Este análisis considera que el precio promedio quizá haya sido muy cauto para lo favorable del contexto del clima y precios de la reposición. El invierno fue muy favorable para la ganadería, con lluvias frecuentes, pocos días de frío, pocas heladas de magnitud, y muy buena disponibilidad de forraje. Si bien la primavera comenzó menos calurosa que lo normal, con muchos días nublados y algo frescos, eso probablemente genera mayor impacto en otros rubros productivos como la agricultura y la lechería, pero no tanto en la ganadería y sobre todo en la cría.

Las vacas, en su mayoría, están con muy buen estado corporal, incluyendo las vacas paridas, para tener un buen entore y volver a lograr altos porcentajes de preñez.

La referencia más estable de las últimas zafras de toros era que cada reproductor cotizaba al precio equivalente de seis vacas de invernada, sin embargo este año el promedio fue de 5,3 vacas.

Por otra parte, se observa fuerte demanda y excelentes precios por todas las categorías de reposición. Los terneros mantienen mucha firmeza, precios altos, impulsados por dos grandes sectores que los demandan: las empresas exportadoras de ganado en pie y los invernadores locales.

La exportación de ganado en pie profundizó su corriente comercial en los últimos meses, luego de un comienzo de año con menor volumen de negocios. Las cifras de ventas de este año se aproximan a las del año pasado, que fue récord.

Según datos del Departamento de Comercio Internacional de la División Sanidad Animal del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, hasta el 31 de octubre se exportaron desde Uruguay 246.604 bovinos, sólo en octubre fueron 56.262 reses.

Hasta el año pasado los criadores cruzaban los dedos para tener mayor producción de machos que de hembras, por la diferencia de precios entre los productos de uno y otro sexo, pero en los últimos meses el alto precio del ternero también impulsó una mayor demanda de terneras, que elevó su cotización a niveles históricamente altos.

La firmeza del mercado de las vacas de invernada es una constante, más allá de los vaivenes del mercado del ganado gordo, y otras categorías como las piezas de cría y vacas preñadas también generan interés. Estas últimas son muy demandadas sobre todo si se trata de ganados de buena clase, de razas definidas, algo que generalmente buscan producir aquellos criadores que compran toros en remates de cabañas.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.