El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

17º C

Montevideo
H 63 %

Buscar

Lunes 11 de Diciembre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - ALIMENTACIÓN

Noticias en la web - ALIMENTACIÓN | Edición del día Lunes 11 de Diciembre de 2017

Hay diez veces más niños y adolescentes obesos que hace cuatro décadas

Un estudio de la Escuela Imperial de Salud Pública de Londres y la Organización Mundial de la Salud estudiaron la cantidad de jóvenes con este problema en 1975 en comparación con 2016

En las últimas cuatro décadas, se multiplicó por diez el número de niños y adolescentes obesos en el mundo. Según un último estudio realizado sobre la materia, si la tendencia no cambia, en cinco años habrá más jóvenes con sobrepeso que por debajo del peso adecuado.

La investigación se llevó a cabo en base a datos de 130 millones de personas de todo el mundo y se contó con la participación de más de mil especialistas coordinados por la Escuela Imperial de Salud Pública de Londres y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El objetivo fue determinar la cantidad de niños y adolescentes obesos -de entre cinco y 19 años- que había en 1975 y compararlos con los que tienen sobrepeso en 2016.

De esta forma, el resultado demostró que si en 1975 había cinco millones de nenas obesas y seis millones de varones obesos, que representaban menos de un 1 % de la población de esa franja de edad, 40 años después ese porcentaje había crecido hasta el 5 % en las niñas (50 millones) y hasta el 8 % en los niños (74 millones). En 2016 había 124 millones de jóvenes de entre cinco y 19 años obesos, mientras que en 1975 eran solo once millones.

Asimismo, el informe destacó que en 2016 alrededor de 213 millones de jóvenes tenían sobrepeso, pero no se los puede definir como obesos.

El estudio dejó claro que estos datos demuestran la existencia de un grave problema y un desafío a resolver, ya que si la tendencia no cambia en 2022 habrá más niños y adolescentes obesos y con sobrepeso que personas por debajo del peso adecuado.

En contraposición, los resultados también revelaron que había 75 millones de niñas y 177 millones de niños que pesaban menos de lo que debían en 2016. Esto demostró que hay una mala nutrición a nivel mundial y en todos sus sentidos.

De hecho, en varias regiones del mundo de ingresos medios, como en Latinoamérica, el Caribe o Asia oriental, se vio vio una rápida transición de amplias capas de la población que tenían un peso menor al deseado y que actualmente padecen sobrepeso.

Los autores relacionaron este hecho al exponencial incremento del consumo de carbohidratos y de comida procesada y de malos hábitos, por ejemplo la falta de ejercicio.

Otro de los aspectos destacados es que la tendencia al sobrepeso crece especialmente en los países en desarrollo, mientras que se estancó en las naciones ricas.

Londres Majid Ezzat -principal autor del texto- explicó en una videoconferencia que "estas tendencias preocupantes reflejan el impacto de la mercadotecnia de la comida en todo el mundo y el hecho de que la comida sana sea demasiado cara para ser adquirida por las familias pobres".

Asimismo, opinó que en los países ricos se estancó a causa de que tomaron conciencia antes de tiempo. "En los primeros años 2000 se dieron cuenta de la tendencia al alza de los índices de obesidad y reaccionaron aplicando políticas públicas que al menos frenaron el crecimiento exponencial", agregó.

Por su parte, Fiona Bull -coordinadora de enfermedades no transmisibles de la OMS- dijo que los datos de sobrepeso y obesidad "representan una crisis de salud pública que empeorará a no ser que se tomen medidas drásticas". Algunas de estas medidas pasan por la reducción clara de la ingesta de grasas saturadas, sales y azúcares, y del aumento radical de la actividad física.

"Es algo que debe cambiar en la escuela, con la comida que se ofrece en los comedores y en las máquinas de comida, pero también en casa. Hay que cocinar comida sana, poner comida sana en las fiambreras del colegio y también reducir las horas que los niños pasan delante de pantallas y que les impiden hacer actividades físicas", sugirió Bull.

La experta agregó que esta concientización debe comenzar desde el momento de la gestación, con la madre alimentándose correctamente, y tiene que mantenerse en el periodo lactante. "Está comprobado que los niños que han amamantado exclusivamente durante los primeros seis meses tienen menos tendencia al sobrepeso", sostuvo.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.