El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

14º C

Montevideo
H 82 %

Buscar

Viernes 22 de Septiembre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - Cine

Noticias en la web - Cine | Edición del día Viernes 22 de Septiembre de 2017

It es la nueva gema en el tesoro del terror nostálgico y de trasnoche

El director Andrés Muschietti se alimenta de miedos viejos y nuevos para adaptar a Stephen King

En la película It (Eso), que se estrena este jueves en Uruguay, un ser sobrenatural toma la forma de un payaso llamado Pennywise para alimentarse del miedo generado durante un asesinato que atemoriza a los niños de Derry, una ciudad ficticia del estado de Maine, en 1989.

Dirigida por el cineasta argentino Andrés Muschietti (Mamá, 2013), It (Eso) es una nueva adaptación del libro homónimo del escritor estadounidense Stephen King, la pluma literaria contemporánea más prolífica dentro del género que en el último par de años goza de una nueva popularidad gracias al interés de Hollywood por llevar su obra al cine y la televisión.

Sin embargo, King no es ajeno a las cámaras. Como un autor recurrente de obras bestsellers, la industria del entretenimiento ha recurrido a su imaginación en múltiples ocasiones. De hecho, It (Eso) tuvo su primera adaptación al lenguaje audiovisual en 1990 –el libro fue publicado originalmente en 1986– en una miniserie de dos capítulos que a Uruguay llegó como película, con la actuación de Tim Curry en el rol de Pennywise.

La nueva versión dirigida por Muschietti y distribuida por el estudio Warner Bros, en la que el actor sueco Bill Skarsgård toma el lugar de Curry como el horripilante payaso, cuenta con un elemento a favor con el que la miniserie no contó y que la convirtió en un éxito de taquilla en el primer fin de semana de su estreno en Estados Unidos: la nostalgia.

Trailer eso

It (Eso), que también tiene a Cary Fukunaga (True Detective) como uno de sus guionistas, no solo se estrenó en un año en el que el nombre de King parece saltar semanalmente en nuevos anuncios de proyectos de cine o TV. El filme se estrenó un año y un mes después del lanzamiento de la serie de Netflix Stranger Things. Creada por los hermanos Matt y Ross Duffer, el drama se volvió uno de las producciones fenómeno de 2016 cuando el público se vio cautivado por una historia sobrenatural de un grupo de niños que debe enfrentar a un monstruo en el pequeño pueblo ficticio de Hawkins, Indiana, en 1983. ¿Suena familiar?

Pero antes de acusar a los Duffer de plagio, hay que aclarar que desde el inicio de la promoción de su serie de Netflix, el dúo dejó en claro quiénes han sido las figuras creativas que inspiraron su trabajo en la serie: Steven Spielberg, John Carpenter y, sobre todo, Stephen King.

Con el fanatismo generado por Stranger Things y la expectativa del estreno de su segunda temporada (el próximo 27 de octubre), la película de Muschietti llegó en un momento ideal para alimentar el hambre de un público ansioso por ver aventuras de un grupo de amigos que andan en bicicleta y deben llamarse a los teléfonos de sus casas para poder verse. Esos rituales cotidianos y la presencia del actor de Stranger Thigs Finn Wolfhard como uno de los niños protagonistas hacen que la apuesta de Warner sea redituable por donde se lo mire.

Stranger THings 2

Por un lado, creadores como Muschietti, Fukunaga, y los Duffer tienen un promedio de edad de 38 años, cifra que, como han dejado en claro en entrevistas, los hizo acérrimos consumidores del cine de terror, acción y aventuras de VHS, así como de las películas del género emitidas en trasnoche en el cine y en la televisión.

Como autores capaces de replicar cierto sentimiento nostálgico por las aventuras fantásticas de un conjunto de amigos que no conforman un grupo de WhatsApp, esos realizadores son capaces de rendir homenaje a sus ídolos cinematográficos, replicar parte de sus experiencias como niños y apelar al interés de una audiencia nueva que no conoció esas épocas.

Por eso, que en It se pueda ver que en los cines de Derry se exhiben películas como Batman y Arma mortal –dos mojones de la taquilla de 1989– , no es de extrañarse. Es un pequeño guiño que, además de acentuar la época en la que ocurre el relato, habla de una producción cultural que ha encontrado en la nostalgia una temática rentable y capaz de generar miedo y enternecimiento de forma simultánea.

Opinión: el libro y la película


Miedo y asco en Derry

It es tenebrosa, pero no por las razones que se esperan de un éxito de taquilla. Sí, la adaptación del libro homónimo de Stephen King tiene numerosos sustos que atemorizan al espectador. Sin embargo, esos sobresaltos distan de ser el mayor logro del filme. El terror que sufre El Club de los Perdedores –un grupo de amigos que afronta otra gran amenaza: la pubertad– va más allá del mal sobrenatural que toma la forma de un payaso. En cambio, It tiene a la perversión, el abuso y el acoso como los enemigos reales de un filme que, con un reparto juvenil atinado y elocuente, y una recreación de época estupenda, eleva el género como si fuera un globo de helio: de una forma hipnótica y entretenida (P. Staricco).

La cúspide emocional de King

Stephen King es el rey del terror, pero nunca se ha limitado en cuanto a géneros. A través de más de 70 obras, el escritor de Maine ha explorado el drama, el romance, la ciencia ficción y el género noir. Si bien los títulos "buenos" son muchos, sus lectores se decantan casi siempre por una obra que los reúne a todos: It. ¿Por qué la historia de Pennywise, el payaso asesino de Derry, genera tanto magnetismo en generaciones tan dispares?

La respuesta, posiblemente, sea porque el texto –de más de 1.500 páginas– es uno de los mejores ritos de pasaje a la adultez que se puedan encontrar en librerías. It es terror puro, sí, pero también es nostalgia de la infancia, de veranos interminables, de amistades que, puestas a prueba, resultan más fuertes que cualquier amenaza. It es la obra cumbre de King porque retrata de manera magistral esos años perdidos, en los que los amigos eran lo más importante, en los que los miedos se traducían en monstruos más inocentes que los que acechan a los adultos, pero igual de peligrosos. También porque une pasado y presente de manera excepcional y porque plantea algunos de los pasajes más hermosos y más terribles de King. Por todo eso, It es un viaje que cambia. Si no lo leyó, anímese. Seguro que guardará a Los Perdedores en su corazón para siempre. (Emanuel Bremermann)

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.