El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

19º C

Montevideo
H 88 %

Buscar

Jueves 14 de Diciembre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - LA INTERNA DEL FA

Noticias en la web - LA INTERNA DEL FA | Edición del día Jueves 14 de Diciembre de 2017

La ética de la izquierda antes del caso Sendic

El Tribunal de Conducta Política no puede sugerir sanciones, pero ya ha cuestionado a dirigentes que se apartaron del proceder histórico del Frente Amplio

Aunque el Frente Amplio definirá este sábado la fecha del Plenario Nacional que se expedirá sobre la situación del vicepresidente Raúl Sendic, la coalición de izquierda no podrá contar con una sugerencia al respecto de parte del Tribunal de Conducta Política. Si bien ya se da por descontado que el dictamen del tribunal es negativo para los intereses de Sendic, el organismo tiene vedada la posibilidad de sugerir sanciones para los dirigentes que incurren en irregularidades, dijo Jorge Brovetto a El Observador.

El exintegrante del tribunal de conducta y expresidente del FA explicó que esta determinación la definió específicamente el Plenario Nacional "hace algunos años". Jaime Igorra, integrante del tribunal, dijo en julio en entrevista con El Observador que ellos no sancionan. "(El tribunal) hace un dictamen pero ni siquiera sugiere pena", explicó.

El reglamento del organismo, publicado en el sitio web del Frente Amplio, establece en su artículo 17 que "el Tribunal formulará su dictamen con expresión de sus fundamentos, por mayoría de sus integrantes. Los integrantes discordes tendrán el derecho de expresar sus fundamentos en la misma resolución". En los últimos años el tribunal analizó distintos casos, en su mayoría de legisladores que no respetaron la disciplina partidaria como el caso de los comunistas Alicia Pintos y Eduardo Lorier, quienes no votaron la ley de educación. También se expidió sobre la decisión del fallecido Víctor Semproni de no acompañar la norma interpretativa de la ley de caducidad. En ambos casos el Plenario Nacional definió sanciones pero no fueron sugeridas por el tribunal.

Comunistas contra la ley de educación

En 2008 los legisladores Alicia Pintos y Eduardo Lorier, ambos comunistas, votaron en contra de la ley de educación que impulsaba el gobierno pese a que el Frente Amplio ordenó a todos sus legisladores levantar la mano. El Plenario Nacional tardó tres años en reunirse, y en 2011 aplicó una sanción al Partido Comunista del Uruguay por desconocer un mandato en el Parlamento. La resolución impidió a sus delegados votar en los órganos de decisión durante 30 días. La lista 711 señala que una eventual sanción del Plenario debe recaer en todo el sector (como en el caso de los comunistas) y no solo en Sendic.

Semproni y la ley de caducidad

En mayo de 2011, el diputado Víctor Semproni no acató el mandato del Frente Amplio de acompañar la ley interpretativa de la ley de caducidad.

El dictamen del Tribunal de Conducta estableció que el legislador (Congreso Frenteamplista) incurrió en una "violación de los mecanismos de la unidad de acción interna" del Frente Amplio pero no sugirió ninguna sanción. El Plenario Nacional recién se reunió un año y medio después, y resolvió por mayoría que el diputado estuviera seis meses sin participar en los órganos políticos del partido de gobierno.

Tribunal sugirió sancionar a Bengoa

En el caso del exdirector de casinos municipales Juan Carlos Bengoa fue suspendido del Frente Amplio por tiempo indeterminado antes de que fuera condenado por los delitos de fraude, concusión y conjunción del interés público con el privado. Cuando se trató su caso, el Tribunal de Conducta Política tenía potestades para sugerir sanciones y recomendó suspender la afiliación del funcionario hasta que se expidiera la Justicia. A pesar de que algunos integrantes del Plenario quisieron ir más allá de lo que planteaba el Tribunal de Conducta y expulsar al implicado, finalmente aprobaron lo sugerido.

Areán renunció previo al Plenario

En 2003, el Tribunal de Conducta Política consideró que Mario Areán, secretario privado del entonces intendente de Montevideo Mariano Arana, era "un operador político con amplias posibilidades de intercambio de favores" con "empresarios poderosos" luego de la adjudicación de una cafetería y de la licitación ganada por W Lounge en el Parque Rodó. Sin embargo, no sugirió sanción. Antes de que el Plenario Nacional analizara el dictamen, Areán renunció al Frente Amplio porque estaba "harto de los ataques cobardes" contra él y contra Arana.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.