El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

13º C

Montevideo
H 64 %

Buscar

Domingo 22 de Octubre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - ANÁLISIS - CLAUDIO ROMANOFF

Noticias en la web - ANÁLISIS - CLAUDIO ROMANOFF | Edición del día Domingo 22 de Octubre de 2017

El FA, empujones en la cornisa

Manejo de fondos y violaciones a DDHH en Venezuela ponen en juego el contrato original

El Frente Amplio ha sufrido malos momentos. La ausencia de fraternidad derivó incluso en una fractura en 1989, la cual no impidió que la coalición gane por primera vez la intendencia de Montevideo con la candidatura de Tabaré Vázquez. Aquella herida dejó muchas enseñanzas. Todos aprendieron que en la intemperie no hay nada –la mayoría de los sectores que se alejaron entonces volvieron al redil- y también que es necesario administrar las diferencias para no repetir aquella traumática experiencia.

Sin dramatizar por las encuestas que muestran al Partido Nacional con algún punto por encima de la coalición de izquierda en intención de voto, esos números reflejan un estado de ánimo adverso hacia el partido de gobierno.

La cuestión de la ética y la forma de pararse frente a denuncias que involucran el manejo de fondos públicos y la justificación o no de violaciones a los derechos humanos en Venezuela pone en juego valores que, en su origen, el Frente Amplio trató de defender como sellos de distinción.

El asunto del vicepresidente Raúl Sendic, al que aprietan para que renuncie luego de mentir sobre su título de licenciado y usar la tarjeta de Ancap sobre gastos personales sin que nadie levante una ceja por su mala gestión de Ancap y la fiesta de US$ 300 mil a la que muchos asistieron, pone en juego el manejo de la ética.

A Sendic lo empujan a la cornisa para curarse en salud ante un eventual fallo adverso de la justicia con pedido de desafuero. El Frente Amplio prefiere el riesgo de un exvicepresidente procesado que un pedido de desafuero para un vice en funciones, sin complejo de culpa por la ingesta de saladitos junto a la banda K.

Y mientras la presidenta de ASSE denuncia al periodista Gabriel Pereyra por una columna en la que describe las horrorosas denuncias de irregularidades que campean en ese feudo comunista, a nadie en el Frente se le mueve un pelo. Ahí la cosa puede ser peor que con Sendic.

Al menos la izquierda apoyó la comisión investigadora parlamentaria pero sobre la base de que no hay nada que empañe la gestión de la compañera.

La cuestión de Venezuela parte aguas en cuestiones fundamentales y la primera es la adhesión o no a la democracia. Los sindicatos y la inmensa mayoría del FA rechazaron el voto uruguayo a favor de suspender a la Venezuela de Maduro del Mercosur. Acá se rompió algo, la lealtad de la fuerza política hacia el gobierno en un tema mayor. Y al costado de estos asuntos, el PIT-CNT considera un paro de protesta contra la esencialidad declarada en los hospitales públicos bajo riesgo sanitario. Jelou.

Ética y derechos humanos es lo que se pone en juego y esto es peligroso para el Frente Amplio.

Este tipo de controversia pone en juego la adhesión al contrato original de una parte de su gente al que solo le falta un empujoncito, mucho más suave que el de Sendic, para pasar al otro lado.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.