El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

17º C

Montevideo
H 63 %

Buscar

Lunes 11 de Diciembre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - ANÁLISIS - N. FERNÁNDEZ

Noticias en la web - ANÁLISIS - N. FERNÁNDEZ | Edición del día Lunes 11 de Diciembre de 2017

Al presidente lo dejan solo, y eso es malo

Cuesta encontrar dirigentes oficialistas que se jueguen con arrojo en defensa al gobierno

El presidente está solo. Han pasado días en los que se sucedieron declaraciones públicas y por escrito para criticarlo, desde adentro mismo del partido de gobierno, y ni una declaración para apoyarlo, para darle respaldo, para elogiar su actitud. Es difícil de explicar para el extranjero: lo cuestionan los suyos, los respaldan los ajenos.

Pero además, cuesta encontrar dirigentes oficialistas que se jueguen con arrojo, entusiasmo y firmeza para defender la gestión de gobierno, para contrarrestar críticas de la oposición y para tratar de convencer a la opinión pública, de que el país va bien.

Los destaques son tímidos, suaves, sin aliento. Las críticas, incluso las internas, son fuertes, firmes y en voz alta. Así, es muy difícil que a un gobierno le vaya bien.

La resolución del Mercosur sobre Venezuela mostró un presidente que asumía una responsabilidad y una mayoría del Frente Amplio que le enrostraba su rechazo.

El Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) emitió una declaración muy pensada y discutida, en la que explicó por qué debía ser franco en la discrepancia. Y aclaró que el caso de Venezuela no se podía tener una posición neutra, y entre apoyar al gobierno uruguayo que sancionaba al gobierno de Nicolás Maduro, y respaldar al gobierno bolivariano, optaba por lo segundo.

Vázquez dijo en el Consejo de Ministros que esa decisión había sido suya, lo que no sería necesario sino fuera porque en el Frente prefieren pegarle al canciller Rodolfo Nin Novoa, porque parece que eso tuviera menor costo político. También dio razones de comercio exterior, por eventuales riesgos que Uruguay corría con sus socios del Mercosur si bloqueaba la sanción que el resto consideraba.

También por eso lo criticaron. Como si nadie supiera que los países buscan buena relación con China por un interés comercial y no porque ese país sea un ejemplo de democracia; justamente una de las dictaduras miserables más antiguas.

Pero, falta 45% del tiempo efectivo de gestión gubernamental, y el presidente aparece solo.

Unos dicen que es culpa de él, por haber armado un gabinete a su antojo, con baja representación político parlamentaria, por no generar un círculo de relación partidaria con figuras del Frente Amplio y por no tener la puerta abierta a quienes tengan intención de hacerle aportes.

Otros dicen que lo han dejado solo, porque en el Frente hay un cortocircuito con su pensamiento y manera de ser, ya que cuando alguien pide una reunión para conversar con él, sea camarada o adversario, Tabaré Vázquez no rehúye el encuentro y siempre es un amable anfitrión.

El caso es que sea por una u otra razón, lo cierto es que no hay una conexión fluida entre el jefe de Estado y el oficialismo en sentido amplio, sea la bancada legislativa por un lado y la estructura del partido de gobierno por el otro.

El vicepresidente Raúl Sendic no pudo o no supo tender vínculos entre Ejecutivo y Legislativo, y el titular del Frente Amplio, Javier Miranda, ha logrado un acercamiento pero el problema subsiste y muestra otra razón de fondo más compleja.

En el Frente hay treinta y pico de sectores oficiales, muchos más si se suman grupos chicos, pero todo siempre se resume en dos visiones, y al transcurrir tiempo en el gobierno, esos dos polos se separan más.

El caso es que Vázquez y la mayoría del Frente Amplio están en distinta sintonía. Eso, porque la estructura de izquierda con el peso fuerte de comunistas, tupamaros y aliados, no siente como propios los objetivos del presidente para este período, y no tiene entusiasmo en "conservar" valores de equilibrio económico sin arriesgar más en el camino a un socialismo.

Es cierto que esas diferencia es tan antigua como la creación del Frente, pero ahora se hace presente en forma más dramática; también porque el Frente no es el mismo al del '71 ni al del '84. Y porque ahora se es gobierno.

En la primera década del siglo XVI, Fray Lucas hacía una observación sobre el emperador "Maximiliano I", porque consideraba que éste "no pedía consejos a nadie" pero que ademas "nunca hacía lo que quería".

O sea, ni deliberaba con un círculo de consejeros para tomar la mejor decisión, ni pese a actuar por su propia voluntad, podía imponer su voluntad.

Nicolás Maquiavelo comentó el caso como un ejemplo de lo que no debe hacer una autoridad, porque se supone que si el gobernante es "un hombre reservado que no comunica a nadie sus pensamientos ni pide pareceres"; cuando va a poner "en práctica" sus ideas, el entorno no tiene base previa y comienza a criticarle, lo que lleva a que desista del plan cuestionado.

Para el autor de "El príncipe", eso determina "que no se entiende nunca lo que intenta hacer y que no se puede confiar en sus determinaciones". La soledad del poder y falta de comunicación pueden estropear una gestión, aun cuando esté impregnada de buena voluntad y conste de planes posiblemente exitosos.
Pero la conformación de un ámbito de consulta e intercambio debe hacerse con el cuidado de no quedarse con una "corte de aduladores", porque sí fuera así, sería peor que no tener asesores o frontón para probar ideas.

El gobierno uruguayo muestra a un presidente aislado, y eso no es bueno.

Vázquez tiene un gabinete desparejo y los que aparecen como apoyos más firmes son su canciller y su ministro de Economía, Danilo Astori. No es visible un círculo de consulta y operación política y de comunicación que muestre más equipo. Podrá haberlo, pero si no se ve, es como si no estuviera.

En el Frente Amplio, hay una franja de sintonía político-ideológica que está con el eje MPP (MLN-T) y PCU, y otros sectores como el PVP, Casa Grande, y el 40% del Partido Socialista (ala ortodoxa marxista), que es la que más se expresa públicamente y se mueve en la estructura. Y eso está alejado de Vázquez-Nin-Astori. Aunque conversen, el diálogo puede no ser efectivo. Pero sin conversar, dejando al presidente en soledad, el resultado empeora.

A la mayoría del Frente podrá no agradarle mucho Tabaré pero es bueno recordar que fue candidato porque le rogaban para postularse porque lo sentían necesario para ganar. Ahora, para mantener chance en el próximo ciclo electoral, también les será necesario, no ya como candidato, sino como reflejo de una gestión que sea valorada. Dejándolo solo, esa chance empeora.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.