El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

12º C

Montevideo
H 66 %

Buscar

Viernes 24 de Noviembre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - POLÍTICA

Noticias en la web - POLÍTICA | Edición del día Sábado 25 de Noviembre de 2017

Cambio en el FA: Miranda zurce lo que Sendic ya no quiere negociar

El presidente del Frente Amplio está cumpliendo el rol de articulador con Vázquez y la oposición

Pocos días antes de asumir la presidencia del Frente Amplio, y consultado por El Observador acerca de si había recibido muchas advertencias acerca del difícil trabajo que se le avecinaba, Javier Miranda respondió: "Hay algunos que me dicen eso. Pero ahí sí, contesto casi a lo Les Luthiers: no me asusta el acertijo. No porque me crea un fenómeno, sino porque me siento capaz de articular con todos los sectores. Hay que tener cuidado de no caer en la vanidad pero no puedo dejar de recordar que toda mi vida pública me he metido en bailes complicados. Y, sin embargo, creo que tengo una visión pública de un tipo razonable, dialogador, solvente, no soy un chanta ni un oportunista".

Lo que no preveía Miranda en aquellos últimos días de agosto del invierno pasado, era que las circunstancias lo empujarían a asumir un papel complementario al de presidente de la fuerza de izquierda y se convertiría, poco a poco, en uno de los principales referentes de los opositores que quieren dialogar con el gobierno de Tabaré Vázquez.

Pese a ser hijo de un desaparecido durante la dictadura (1973-1985), Miranda siempre se mantuvo alejado de ánimos revanchistas y ha urdido una muy buena relación con sus adversarios, incluso desde antes de asumir el cargo que ahora lo empuja a formalizar lo que antes era informal. Tras asumir la presidencia de la coalición de izquierda, Miranda se encontró con una dificultosa situación que es advertida tanto por los dirigentes opositores como por los del oficialismo. Y esto tiene que ver con el rol cada vez más prescindente del vicepresidente, Raúl Sendic, como nexo entre el Poder Ejecutivo y el Parlamento. Esa tarea que, según coinciden en ambas veredas, Sendic cumplió con ganas en los primeros seis meses del gobierno de Vázquez, se fue diluyendo a medida que se convertía en blanco de los opositores y también de sus propios compañeros. El vicepresidente apenas sí concurre a las reuniones de los lunes de la bancada de Senadores y su diálogo con Vázquez es más bien escaso.

Poco a poco, y sin habérselo propuesto de antemano, Miranda empezó a cumplir ese rol articulador que extrañaban propios y extraños y, por lo pronto, fue el dirigente frenteamplista quien terminó de zurcir el acuerdo para la próxima puesta en marcha del Código del Proceso Penal (CPP).

"Me siento capaz de articular con todos los sectores. Hay que tener cuidado de no caer en la vanidad pero no puedo dejar de recordar que toda mi vida pública me he metido en bailes complicados".

Integrantes de la bancada parlamentaria del Partido Nacional dijeron a El Observador que la falta de un referente claro en la relación con el gobierno fue una de las razones por las que fracasó, por ejemplo, la negociación para nombrar a Oscar Botinelli al frente de la Corte Electoral.

Tanto oficialistas como opositores recuerdan que, cuando le tocó a Danilo Astori como vicepresidente
de la República (2010-2015) actuar como nexo entre los legisladores y el Poder Ejecutivo, cumplió ese papel hasta el último momento. Incluso lo hizo en el período más duro del affaire Pluna, cuando la oposición lo golpeaba sin piedad.

Miranda se reunió el martes pasado con el presidente Vázquez para informarle, entre otras cosas, que muchos dirigentes del Frente Amplio están molestos porque el Ejecutivo envió el proyecto de
Rendición de Cuentas al Parlamento sin presentarlo antes a la fuerza política.

Miranda intentará que estas reuniones sean todo lo habituales que pueda. Porque amortiguar los habituales choques entre el Poder Ejecutivo y la fuerza política es una tarea tan o más dificultosa que coordinar con blancos, colorados o independientes.

En aquella entrevista de finales de agosto del año pasado con El Observador, Miranda había dicho que la polémica sobre el título de licenciado de Sendic lo tenía "aburrido".

Sin embargo, a Miranda ya no parece quedarle tiempo para el hastío. A Sendic se lo señala ahora como responsable de haber usado en su beneficio la tarjeta corporativa de ANCAP y el asunto está en manos del Tribunal de Ética del Frente Amplio. El desgaste de Sendic le abrió la puerta al presidente del Frente Amplio para ejercer un trabajo de zurcidor que no tenía previsto pero para el que, acaso inconscientemente, se venía preparando. A Miranda podrá no asustarle el acertijo. Pero los enigmas que le toca develar ahora ya no son iguales a los que lo apremiaban en aquel otro invierno.

Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.