El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

12º C

Montevideo
H 66 %

Buscar

Viernes 24 de Noviembre de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - NACIONAL

Noticias en la web - NACIONAL | Edición del día Sábado 25 de Noviembre de 2017

Biblioterapia, un tratamiento para drogodependientes uruguayos

A través de la lectura, se busca que los pacientes logren poner en palabras afectos, emociones, dudas o temores

"Si total, la libertad que buscas allá fuera es la misma que mantiene tu alma encerrada", escribió un drogadicto durante una de las sesiones de biblioterapia que el centro público Portal Amarillo organiza en Montevideo para ayudar a la desintoxicación.

En 2013, este poeta, que prefiere mantenerse en el anonimato, pesaba 40 kilos, vivía en la calle y comía de los contenedores de basura.

Ahora, es capaz de alimentar a su mujer e hijo gracias al salario de su trabajo.

Este uruguayo es uno de los muchos pacientes que se ha sentado alrededor de la mesa ovalada de madera de la biblioteca que administra la psicóloga Cristina Deberti en esta institución pública para someterse a una terapia grupal de biblioterapia.

En la sesión se presentan "distraídamente" sobre la mesa revistas divulgativas, libros de historia, relatos y varias fotocopias de textos diversos.

Durante los primeros minutos, para romper el hielo entre la docena de pacientes, se habla sobre el clima o algún otro tema liviano, hasta que uno de los pacientes se decanta por ojear uno de los extractos literarios.

"Entonces, pregunto si eso le interesa, si podemos leer eso y así, de manera espontánea, empieza la terapia", explicó a EFE la psicóloga Deberti.

La terapeuta señaló que "el texto es un pretexto para que ellos puedan poner en palabras lo innombrable", ya que se trata de personas que en ocasiones hasta ni saben leer, pues nunca terminaron la educación primaria.

"Son pacientes que tienen dificultad para simbolizar, para poner en palabras afectos, emociones, dudas o temores", pero que a través de un texto pueden tomar "prestadas" palabras de un autor "para nombrar algo que no sabían qué nombre ponerle, como la angustia, el dolor psíquico, las emociones y el miedo".

Esta terapia se basa en el psicoanálisis, aunque Deberti insiste en que no existe una metodología única y pone en "valor la palabra, tanto por su ausencia como por su presencia".

Tampoco se trata de racionalizar o entender el texto, que puede ir desde un artículo sobre motores de autos hasta una historia sobrenatural, sino de saber "qué evoca o provoca" lo leído, pues es algo "intuitivo y vivencial".

"El proceso de simbolización ayuda a la salud mental, evita la puesta en acto de determinadas conductas. Es decir, a mayor simbolización, mayor espacio psíquico, mayor cantidad de palabras, menos actuación, menos actos violentos, menos conductas desajustadas", sostiene la médica uruguaya.

En estos tratamientos también tienen cabida los vídeos, los audiolibros e incluso las canciones.

"La poesía es un objeto sonoro en sí, que siempre da resultado. Cuando la sesión está complicada y hay falta de concentración, recurro a la poesía y siempre funciona", expresó la también licenciada en Bibliotecología.

Según la especialista, el factor "mágico" que tiene en sus sesiones el verso o la prosa "no es solo porque es un objeto sonoro que suena lindo, sino porque es breve y como los pacientes tienen ansiedad por la abstinencia, cuando algo es corto ellos pueden tomarlo sin problema".

Con respecto a las creaciones líricas que los drogodependientes escriben en este taller, detalló que tratan sobre "qué les está pasando, cómo se sienten y qué piensan".

"Es muy interesante, porque están nombrando aquello que les está doliendo y sus alegrías, que es el objetivo de la biblioterapia".

A las sesiones de 45 minutos asisten dos veces por semana los internos del área residencial del Portal Amarillo y una vez por semana los pacientes de un centro diurno y de un ambulatorio policlínico.

Todos vienen al Portal Amarillo "por voluntad propia, en busca de un tratamiento" para desengancharse del alcohol, la cocaína o la pasta base, entre otras drogas.

Este tratamiento es una de muchas actividades que ofrece el Centro Nacional de Información y Referencia de la Red de Drogas de Montevideo.

Deberti subrayó que una de las cualidades que muchos de los asistentes resaltan es "el aumento de vocabulario" y cómo eso les ayuda para dar una mejor impresión en las "entrevistas laborales", ya que según ella "en la calle manejan un grupo reducido de palabras".


Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.