El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

14º C

Montevideo
H 71 %

Buscar

Martes 25 de Julio de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - INFORME AGRÍCOLA

Noticias en la web - INFORME AGRÍCOLA | Edición del día Martes 25 de Julio de 2017

El rebote de los granos

Los precios han tenido una inesperada suba por problemas climáticos y mejoran las perspectivas

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Luego de varios años en los que las condiciones climáticas se acomodaban a la perfección para permitir excelentes cosechas en EEUU, esta primavera y verano fallaron, al menos parcialmente. La consecuencia será una caída en la producción de maíz, soja y trigo que generará un alivio en los mercados de granos que venían saturados.

Trigo y soja han sido en particular los más beneficiados en Chicago y los productores se preguntan por aquí cómo aprovechar ese repunte de precios de la mejor manera. Tanto para la cosecha pasada de soja –de la que todavía queda algo por venderse- como ya pensando en la que será sembrada en la próxima primavera.

Pero lo que suceda en lo que resta de este mes determinará con qué base se puede programar la próxima zafra. En este mes los precios tuvieron un repunte importante, pero al que el informe mensual del Departamento de Agricultura puso paños fríos.

Todo empezó con un problema que parecía menor, la falta de agua empezó a complicar los trigos de primavera, y allí los precios empezaron un cierto ascenso. Con esta, van seis semanas de deterioro en el estado de estos trigos, minoritarios frente a los de invierno, que ya están en gran parte cosechados.
A esta altura solo 35% de lo sembrado está en estado bueno a excelente, por debajo del 37% de la semana pasada y sumando una caída de 27 puntos en seis semanas. Eso para un área de trigo que ya es la más baja en décadas.

Eso significó un fuerte alivio para los productores uruguayos de trigo y cebada, en particular estos últimos, que pueden referenciar su precio con la posición diciembre de Chicago y pueden asegurarse para parte de su cosecha un precio superior a los US$ 200 por tonelada, algo poco imaginable a la siembra.

centrales 1.jpg

Rebote de la soja


Pero lo más importante para Uruguay viene por el lado de la soja, ya que es el cultivo sembrado en mayor extensión y su precio también incide sobre el de la colza, que está en pleno desarrollo. Y al seguir faltando el agua el daño se fue extendiendo de las zonas trigueras las de la oleaginosa, que está en plena floración.
.
También el reporte semanal de estado de los cultivos planteó en esta semana un deterioro de los cultivos de verano. El 62% de la soja está en estado bueno/excelente, por debajo del 64% de la semana pasada; del 71% vigente un año atrás, y del 63% que esperaban los operadores en promedio.

Y los precios de la soja dieron un salto que llegó justo a tiempo para colocar el último tramo de la cosecha pasada y empezar a fijar precios la próxima siembra marcando una favorable relación insumo/producto.

La soja de la cosecha pasada se movió en un promedio de US$ 330 a US$ 340 por tonelada, pero en la medida en que se fue confirmando una gran cosecha en el Mercosur y un área récord en EEUU, los precios fueron aflojando. Hasta hace un par de semanas se movía sobre unos magros US$ 315.
Pero en las dos últimas dos semanas, la persistencia de una demanda firme y el agravamiento de la falta de agua en EEUU provocaron una disparada de precios.

Esta semana se pudo colocar casi a US$ 350 el grano disponible. Y se pudo empezar a cerrar kilos de soja del año que viene por arriba de US$ 355, lo que es un buen comienzo. Pero es un repunte frágil, como mostró el informe del USDA los stocks mundiales siguen altos, la producción estadounidense aunque está amenazada todavía puede ser aceptable.

De todos modos con los cultivos iniciando la floración, es casi seguro que EEUU bajará su producción de soja a pesar de tener sembrada una superficie bastante mayor a la del año pasado. No podrá repetir un rendimiento ni parecido al del año pasado.

La sequía también puede afectar al rinde del maíz, que además tiene menos hectáreas sembradas que el año pasado. El estado de los cultivos de maíz también va en bajada y del 68% en buen estado la semana pasada quedó en 65% en esta, y bien por debajo del 76% que había el año pasado. Cultivos que se están polinizando con poca agua y mucho calor, es decir condiciones que serán prácticamente irreversiblemente dañosas para la cosecha.

centrales 2.jpg

Informe del USDA


Todo eso hacía que la proyección del Departamento de Agricultura de EEUU se esperaba este miércoles con expectativa. Dará más aliento o generará una pausa en la suba de los granos. Las estimaciones y los pronósticos meteorológicos mandan en el mercado.

En el caso del maíz, como en el trigo, el área ha bajado y el resultado será una caída importante de la producción, que pasará de 385 a 362 millones de toneladas. Pero el del USDA fue un dato decepcionante: el mercado esperaba 359 millones de toneladas. La caída de 23 millones respecto al año pasado, que repercute en una baja en las reservas mundiales, que se van de 225 a 201 millones de toneladas, pero todavía es mucho maíz.

En soja la producción estadounidense caería levemente de 117 a 116 millones, pero esto obedece a que el área es récord, pero el rendimiento será relativamente bajo. Y en el caso de la oleaginosa esta semana el USDA dio un dato más importante si se cumple. Estimó una importante caída de la producción de Brasil, que quedaría en 107 millones de toneladas, dos millones menos que su estimación anterior y siete millones menos que la cosecha pasada, que fue un récord por lejos con 114 millones. Un partido que todavía está por jugarse en Brasil y que está en su fase decisiva en EEUU. Si la sequía y el calor siguen la producción estadounidense puede recortarse más en el informe del USDA de agosto.

centrales 3.jpg

El USDA estimó que el área sojera brasileña apenas subirá 1%, el menor incremento de los últimos años. Tampoco se espera en principio un aumento fuerte del área en Argentina. Esas proyecciones cambiarán si los precios siguen subiendo. Pero si el área de soja del Mercosur tiene un techo relativamente estructural puede ser un factor de sostén importante para la soja en el mediano plazo. Si la demanda de Asia sigue creciendo la oferta enfrentará desafíos: solo el Mercosur y EEUU exportan soja en el mundo.

El informe del USDA de esta semana relativizó entonces el empuje alcista. Confirmó un recorte fuerte de la producción de trigo de primavera de EEUU, pero elevó en algo la proyección para el trigo de invierno, recortó las existencias de soja de EEUU, pero elevó las proyecciones de exportación de Brasil y el mercado que venía ilusionado con números más alegres reaccionó a la baja. La producción de EEUU será menor a la del año pasado pero fue ubicada por arriba de lo que el mercado esperaba.

Lo importante es que la agricultura uruguaya, que viene sometida a una fuerte presión por los altos costos y la caída de precios, encuentra una bocanada de oxígeno en los problemas climáticos ajenos, y en contraste, va remando de la mano del buen clima en la zafra pasada, permitiéndole empezar a planificar la próxima zafra con algo más de tranquilidad en cuanto a que es difícil que los precios bajen respecto al año pasado.

Muchos productores se preguntan si cerrar ya con mejores precios o esperar a ver si el calor sigue dañando a los cultivos estadounidenses y los precios siguen todavía subiendo. Los meteorólogos estarán en el centro de la escena en las próximas dos semanas y serán quienes den las mejores respuestas.

centrales 4.jpg

Zonas agrícolas en problemas


Básicamente hay tres zonas donde las cosechas están corriendo riesgos graves y que pueden ser determinantes de subas de precios en trigo, maíz y soja. Además del cinturón agrícola de EEUU, que es la zona principal, el fantasma de la sequía vuelve a sobrevolar al agro de Australia. El USDA recortó en un millón y medio la producción prevista de trigo, de 25 a 23,5 millones, pero se teme que si no llueve la producción puede irse por debajo de los 20 millones. Por otra parte también es grave la situación en el sur de Europa, en particular en España, que deberá importar 40% más de trigo que el año pasado por una grave sequía que también ha afectado –en realidad por calor excesivo– a los trigales de Francia. En compensación será buena la producción de Rusia, en opinión del USDA tres millones de toneladas más de lo que se proyectaba en junio. En una semana en la que se desprendió de la Antártida un témpano 10 veces más grande que Montevideo y en un invierno en el que las temperaturas siguen por arriba de lo normal, cabe preguntarse si será el clima el próximo impulsor de los precios agrícolas, algo que en los últimos cuatro años no sucedió. Los productores deberán ir construyendo sus precios en aquellos cultivos en los que pueden usar los futuros, mirando atentamente los pronósticos meteorológicos mundiales. Luego de cuatro años de paz climática, ha vuelto algo de incertidumbre en la oferta.

Soja en EEUU
Cultivo de soja en una chacra en el estado de Illinois, en Estados Unidos.
Cultivo de soja en una chacra en el estado de Illinois, en Estados Unidos.



Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.