El Observador +

Este sitio está optimizado para 1024 x 768 o superior.

Ir a la versión Mobile

21º C

Montevideo
H 72 %

Buscar

Viernes 23 de Junio de 2017

Ver Páginas
Buscar

Noticias en la web - RECAUDAN FONDOS

Noticias en la web - RECAUDAN FONDOS | Edición del día Viernes 23 de Junio de 2017

La escuela "más linda del país"

Se especializa en discapacidad psicomotriz; tiene alumnos de entre 2 y 30 años

La escuela Nº 200, la única para niños con discapacidad motriz que existe en el país, desborda de entusiasmo y alegría. Su directora Delia Urgoiti lleva la delantera. En el hall de entrada, rodeada de un montón de sillas de ruedas vacías, con un bebé en los brazos, una sonrisa de oreja a oreja y la frase: "Bienvenidos a la escuela más linda del país", recibió estemiércoles a El Observador.

La escuela, ubicada en Ernesto Herrera casi Millán (Prado), tiene 98 alumnos, de entre 2 y 30 años, divididos en dos turnos (matutino y vespertino). De estos, el 98% tiene parálisis cerebral, el 50% padece de alteraciones en la comunicación y el 20% no habla. Solamente 15 alumnos caminan. Sin embargo, Delia y las maestras no se desaniman. "Los apoyamos para que puedan ir a la escuela común lo más rápido posible. Algunos nunca llegan", señaló Delia.

A la clase de la maestra Lucía el miércoles asistió solamente Mercedes. "Uno de sus compañeros está hoy en la Teletón, a otro lo operaron y Lucas, que nunca falta, está con catarro", explicó. "Igualmente al día se le puede sacar mucho provecho", agregó con una sonrisa. En los pasillos, muchas sillas de ruedas vacías están acomodadas junto a las paredes.

Esta semana fue especial para la escuela 200. El domingo 21 el grupo Rotarct Atahualpa – Parque Posadas (del club de Rotary que lleva el mismo nombre) organiza una corre caminata a su beneficio y todos están esperanzados en poder llegar a la meta. El objetivo es juntar fondos para comprar sillas de ruedas, de forma de que en la escuela cada alumno tenga la suya, algo que hoy no es posible. En promedio cada silla cuesta $ 30 mil y la escuela necesita ocho nuevas de diferentes tamaños.

Además, el transporte escolar -que todos los días pasa a buscar a los niños por sus casas y los lleva hasta la escuela, más tarde los recoge y los devuelve a sus hogares,-no está preparado para que viajen en sillas de ruedas.

El servicio tercerizado es financiado por el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP). "Son camionetas escolares comunes, que no tienen accesibilidad como la mayoría de los autos que se manejan en nuestro país", expresó Delia. Indicó que aunque sí se han hecho adaptaciones en los asientos para que estos cuenten con las sujeciones que necesita cada niño, la camioneta "sigue siendo un transporte no adaptado" y los niños no pueden trasladarse en él con sus propias sillas. Por esta razón, la escuela debe tener una para cada uno.

Al respecto, Delia comentó la continua reposición de sillas que realizan en la escuela. "Todas esas sillas que están en los corredores y en el hall hoy nadie las usa, pero dentro de un mes, puede que la esté usando un niño", manifestó. Explicó que sus alumnos son sometidos con bastante frecuencia a operaciones, que implican un cambio de silla. A veces, necesitan cambiarla por el propio crecimiento o porque no les favorece la postura. En otros casos, hay que cuidar también que los pies estén bien contenidos. Si no lo están, se deben hacer adecuaciones en el posa pies.

"Continuamente estamos reciclando sillas. Por eso es que tenemos tantas y aún así seguimos necesitando", afirmó.

Además de esto la directora expresó lo tortuoso que puede resultar para los niños subirse y bajarse de la camioneta escolar, sobre todo a los más grandes, que por su tamaño ya no se los puede aupar.

Al final de la jornada escolar, la subida a la camioneta es todo un ritual. Cuando un niño logra subir solo, las maestras aplauden. "¡Bien, Victoria!", exclaman.

Con la camiseta puesta

Delia trabaja en la escuela Nº 200 desde 1988. "Estaba en una escuela común, reajustaron el cargo, me mandaron para acá y quedé fascinada. Dije: De acá no me voy más". En 2006 asumió como directora. Ese mismo año observó como dos maestras se peleaban por una silla e inmediatamente inició una campaña para comprar más. "Creo que en 2010 pude decir meta cumplida porque alcanzamos un silla de rueda por niño. Pero los niños crecen y las de hoy te sirven, pero mañana no", señaló.

Hoy tiene la camiseta de la escuela bien puesta como el primer día. "La escuela es muy divertida. Tiene mucho movimiento. Para los niños es una puerta al mundo. Si no vienen a la escuela están en sus camas. Muchos de ellos pasan las vacaciones en la cama", comentó. De allí la responsabilidad de la escuela de pensar permanentemente salidas didácticas y traer la comunidad hacia adentro, con distintas actividades de integración "para que los niños conozcan el mundo".

"Lo ideal sería que hubiera más escuelas como esta o que la inclusión fuera una realidad" en todos los centros educativos del país, indicó la directora. Subrayó que actualmente hay niños que quieren ingresar, pero no tienen cupos. Por eso, Primaria ideó un sistema itinerante, donde dos maestras, dos fisioterapeutas y un profesor de gimnasia recorren las escuelas donde van estos niños y los atienden. También recorren liceos y los centros de UTU. En total atienden en esta modalidad a otros 98 niños.

Las dos fisioterapeutas y el profesor de gimnasia trabajan también en la escuela y a veces el tiempo no les da. En la escuela trabaja también una asistente social, que se encarga de conocer a fondo a las familias. "Por lo general, son alumnos de contextos muy complejos", dijo Delia. Conocer a la familia y el contexto donde vive el niño es tan importante que a veces de ello depende decidir iniciar una rehabilitación física. "¿Vale la pena hacer todo un esfuerzo de rehabilitación para que el niño pueda caminar, si después no va a poder moverse porque en la casa no tiene baldosas y el piso es irregular?", se cuestionó.

Héctor Cotelo e Irina Capdevila del Rotaract Atahualpa acompañaron la recorrida por la escuela. Esta es la segunda correcaminata que organizan a beneficio del centro. La primera fue en 2015 y lograron triplicar la cantidad de materiales e insumos para la escuela que se habían propuesto alcanzar. Ellos también están esperanzados porque ayudar a la sociedad es el objetivo principal del movimiento rotario.


Inscripción para la correcaminata

El precio de inscripción a la correcaminata es de $ 350, los cuales deben depositarse en el colectivo 252561 de Redpagos. Al inscribirse se debe dejar el talle de remera, dado que el domingo 21 cada participante recibirá una. La correcaminata es en el Parque Rivera, junto al lago, y comienza a las 15 horas. Las inscripciones también estarán abiertas. "Es una carrera para todos y para toda la familia", dijo Irina Capdevila de Rotarct. La carrera tendrá dos longitudes, una de 5 km y otra de 2.5 km. Hoy en Uruguay existen 20 clubes rotarios con 200 socios aproximadamente.


Ingreso Usuarios

Mensaje de error

Enviando...

Olvidé mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para reestablecer tu contraseña.

Enviar

Aviso de suscripción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.